La producción agropecuaria y comercial se vio afectada significativamente, además de los municipios de la región.


El gobernador de Chaco, Domingo Peppo admitió que las inundaciones a causa de las últimas lluvias “provocaron pérdidas que son muy significativas para el sector privado como para el Estado provincial y los municipios afectados”.

“Estamos en una situación de emergencia que afecta a agricultores de todos los cultivos y escalas productivas, de ganaderos, comerciantes y habitantes de comunidades que sufrieron las consecuencias del temporal”, dijo hoy Peppo a Télam antes de iniciar una recorrida por zonas inundadas.

El gabinete provincial analizó anoche la situación en una reunión ampliada en la que el gobernador dijo que pidió a sus funcionarios “mucha dedicación para atender los numerosos requerimientos que estamos recibiendo en un contexto en el que debemos saber contener a quienes fueron afectados”.

“Es muy incipiente todo para tener una estimación del daño producido por las lluvias que, de acuerdo a las zonas afectadas, comenzó el año pasado, por lo que estamos ante una situación muy compleja”, añadió

También indicó que además de la emergencia hídrica “se analizó la cuestión docente y el asunto de energía eléctrica” y que remarcó la necesidad de “ver la situación de la gente, acompañarla y sobre todo de buscar herramientas que permitan la recuperación provincial”.

Peppo aprovechó la presencia de legisladores para pedirles que “avancen en políticas de consenso para que con celeridad aprueben las leyes que nos permitan el financiamiento necesario para realizar obras fundamentales y estructurales para solucionar el problema hídrico y comprar equipamiento fundamentales”.





Comentarios