Los controles también dejaron como saldo 12 tests de alcoholemia positivos.


La Policía de Chaco, a través de la Dirección General de Tránsito, llevó a cabo entre la noche del viernes y la madrugada del domingo numerosos operativos de control en la ciudad de Resistencia.

Los procedimientos arrojaron como saldo un total de 36 vehículos secuestrados, además de 12 tests de alcoholemia positivos y 97 multas labradas.

Los 36 vehículos incautados terminaron en el depósito municipal, mientras que a los conductores que dieron positivo de alcoholemia se les retuvo la licencia de conducir.

Los puestos de inspección estuvieron ubicados en el microcentro de la ciudad capitalina, donde además se confeccionaron multas por mal estacionamiento, según publicó Primera Línea.

“El propósito de los controles de alcoholemia es principalmente promover una mayor conciencia acerca de los riesgos de conducir bajo los efectos del alcohol, que altera el comportamiento, disminuye la capacidad de conducción de manera idónea y en todos los casos, provoca consecuencias, sobre las funciones psicomotoras, sobre la visión del conductor y sobre el comportamiento y la conducta”, indicaron desde la Municipalidad.






Comentarios