La Fiscalía descartó que la Policía haya utilizado balas de plomo o disparado contra Ismael.


La Fiscalía N° 1 a cargo de Marcelo Soto sigue recibiendo testimonios por la muerte del adolescente, Ismael Ramírez en el barrio Obrero de Sáenz Peña en un intento de saqueo. El abogado explicó que el miércoles pasado recibieron declaraciones de testigos aportados por la querella, aunque ninguno pudo dictaminar el momento en que es asesinado.

De acuerdo con Soto “el miércoles se recepcionaron dos testimoniales. Se trata de dos mujeres que no ven el momento en que el niño recibe el impacto de bala, sólo cuando el chico ya está caído en el suelo, además relatan lo que ocurrían en ese momento en el barrio“. Las testigos también mencionaron que auxiliaron al niño y lo llevaron al hospital.

El Fiscal que lleva adelante la causa de Ismael, Marcelo Soto.

“No ven de donde sale el tiro, sin embargo una de las testigos afirma que algunas personas de la comunidad aborigen estaban efectuando disparos con tumberas hacia el personal policial, eso sí reconocen”, adelantó el fiscal. En la zona donde cayó Ismael encontraron un arma tipo “tumbera”. Por otro lado, desestimó la versión en donde acusaban al personal policial de disparar proyectiles de plomo y que la muerte estuviera vinculada con la fuerza. Al respecto afirmó: “No está plasmado en el expediente“.

Las declaraciones realizadas por los efectivos que participaron del enfrentamiento con la comunidad aborigen que intentó saquear el supermercado coincidirían con los testimonios que aseguraron ver a “personas efectuar disparos hacia el personal policial con tumberas“. La Fiscalía todavía aguarda la declaración de un vecino identificado como Amarilla que sería una de las primeras personas en comenzar a grabar videos que luego se viralizaron por las redes sociales pero, “hasta el momento no compareció“. Según publicó Diario Chaco.






Comentarios