El niño continúa en recuperación por destrucción intestinal debido al ataque.


La detención de Omar Alberto Verón , alias el “Japo” acusado de abuso sexual de menores, le llevó a la Justicia tres añosLa víctima, en ese momento tenía siete años, continúa en recuperación en el Hospital Garrahan, ya que el ataque sexual le destrozó los intestinos y debió ser sometido a varias cirugías durante todo este tiempo.

Verón estuvo catalogado como prófugo, sin embargo, durante tres años cobraba todos los meses el plan social del Programa Hogar del ANSES, que están dirigidos a amortizar los costos de las garrafas de gas. La violación sucedió cuando Maxi fue a jugar a la casa de su amigo, el padre de este otro niño, lo agarró, encendió una cortadora de pasto para ahogar los gritos y comenzó a violarlo. Además amenazó a los dos menores con matarlos si contaban algo de lo sucedido.

Alberto Verón, acusado de haber violado a un menor hace tres años en Resistencia.

Debido a los síntomas y dolores que empezó a manifestar, los padres lo llevaron al hospital, allí constataron que su hijo fue abusado sexualmente, el cirujano infantil, Omar Ale realizó la denuncia en la Comisaría 1° de Resistencia. El chico debió ser trasladado a Buenos Aires para ser intervenido en varias oportunidades, de hecho debieron practicarle una colostomía, los médicos tuvieron que sacar un extremo del intestino grueso a través de una abertura en la pared abdominal. Las heces salen por el estoma hasta una bolsa adherida al abdomen. El niño ya no puede ingerir alimentos vía oral y está conectado a dos máquinas con el vientre abierto.

Maxi continúa bajo cuidados médicos en el Garrahan.

El procurador general de Chaco, Jorge Canteros declaró: “Es una vergüenza lo que ocurrió con este hombre y todos los que estamos involucrados tenemos que hacer una autocrítica respecto a esto”. En referencia al tiempo que el violador de menores pasó prófugo de la Justicia y aún cuando estaba registrado en el Estado siendo acreedor de un plan social

“Yo lo hablé personalmente con el jefe de policía de la provincia, Ariel Acuña, a quien le dije que era imposible que alguien de tan mínimos recursos pueda mantenerse prófugo durante tanto tiempo. O hay colaboración o hay mucha desidia“, afirmó el procurador. Actualmente, la causa está en manos de la Fiscalía Nº 9 de la capital de Chaco, que está a cargo de la doctora Daniela Meiriño. 




Comentarios