Fueron detectadas con el uso de luces fosforescentes en un taller que funciona en el domicilio de familiares del novio de la joven que apareció muerta y desmembrada.


Importantísimos hallazgos se obtuvieron en el segundo allanamiento ordenado por la Justicia chaqueña sobre la vivienda de los tíos de Ezequiel Ramos, quien era pareja de Lorena Romero, la joven chaqueña que fue asesinada y cuyos restos aparecieron en el río Paraná cerca de Reconquista, dentro de una bolsa y con sus miembros trozados. El Gabinete científico revisó a fondo el taller que allí funciona y encontró dos amoladoras, una sierra de mano y una trinchera con rastros de sangre. Para lograr este descubrimiento se utilizó la técnica de las luces fosforescentes que pueden detectar manchas hemáticas, aun cuando un objeto haya sido lavar para “tapar la evidencia”.

Lorena Romero, la joven chaqueña que fue asesinada y cuyos restos aparecieron en el río Paraná cerca de Reconquista, dentro de una bolsa y con sus miembros trozados.

La tarea estuvo ordenada por la Fiscalía N°11 a cargo de Héctor Valdivia y la concretó personal de la División de Investigaciones Complejas y la División Canes. Todo ocurrió en la vivienda ubicada sobre calle Fortín Alvarado al 1050, en la zona sur de Resistencia, donde viven tíos de Ezequiel Ramos, único imputado en la causa. De este mismo domicilio, a pocos días de haberse denunciado la desaparición de la joven (y cuando su cadáver aún no había sido encontrado) se secuestró un automóvil Chevrolet Prisma y un teléfono celular que dieron pistas en el proceso de investigación del crimen.

A partir de esto, hay una orden de captura sobre Ramón Ramos, de 48 años de edad, y su hijo Walter, de 28, (tío y primo de Ezequiel Ramos) a quienes se les imputará participación activa en el femicidio.




Comentarios