El presidente de la Fundación Urunday adelantó un primer diagnóstico sobre los daños que recibió la escultura.


El presidente de la Fundación Urunday, Fabriciano Gómez, en comunicación con Radio Facundo Quiroga (RFQ) adelantó un primer diagnóstico sobre los daños que recibió la escultura arrollada por un conductor en estado de ebriedad. La obra llamada “Así están las cosas”, del artista Raul “Pájaro” Gómez, está ubicada en Avenida Wilde y Rivadavia y la restauración de la escultura implicará la visita del autor. Agradeció la participación de los medios y los ciudadanos por la preocupación del patrimonio cultural de la ciudad.

RFQ: ¿Cómo está la escultura, tuvo muchos daños? “Sí, tuvo un pequeño desvío. Para colmo, Pájaro trabaja con unas aristas espectaculares, es un maestro. La obra se dobló un poquito, vamos a tener que traerlo a Pájaro, o sea, no conviene mandar la obra a Buenos Aires, por el tamaño, por los costos, y si, es una pena, porque como bien dijiste, es una de las obras más importantes de la ciudad, lo que es una increíble casualidad que se llame “Así son las cosas”, pero bueno. Nosotros estuvimos muy temprano ahí, y lo levantamos.”

RFQ: Imagino que debe ser emplazada por otras medidas de seguridad, ¿Qué se puede hacer al respecto? “Mirá, debido a un conducto de agua de dos metros por dos metros que pasa justo por debajo, nos impide fijarlo ahí, pero nos explicó un ingeniero que ese conducto, que es muy largo, a la tapa la fijemos directamente, mediante un procedimiento específico, y seguiremos ese plan para asegurarla de nuevo”.

“En ese caso, el golpe que recibió no fue muy fuerte, de manera que las soldaduras no se resintieron por suerte, pero justamente alcanzó a derribar la obra por no estar bien fijada“, explicó Gómez, experto en restauración.



Comentarios