La acusación recae sobre Ezequiel Ramos e incluye por encubrimiento al ciudadano boliviano Gonzalo Gerardo Calizaya Medina.


El titular de la Fiscalía Número 11, Hector Valdivia, decidió avanzar de manera firme en la causa que investiga la muerte de Lorena Romero, imputando al novio, Ezequiel Ramos, por homicidio doblemente agravado por el vínculo y femicidio. Asimismo, inculpó al ciudadano boliviano Gonzalo Gerardo Calizaya Medina de ser su encubridor. Ambos fueron llevados a declarar durante la jornada de hoy, pero ninguno quiso hacerlo.

De esta manera, comenzó a despejarse el panorama en torno de este caso, que tuvo a la joven de 21 años de edad, en condición desaparecida durante 8 días, hasta que su cadáver fue hallado por unos pescadores en el río Paraná, a poco menos de 80 kilómetros de la ciudad de Reconquista, provincia de Santa Fe. Para el fiscal, el novio de Lorema, Ezequiel Ramos fue el autor del hecho y por eso dictó la imputación por “homicidio doblemente agravado por el vínculo y femicidio”. Calizaya Medina, de nacionalidad boliviana quedó acusado de “encubrimiento agravado”. Este personaje fue detenido luego de ser atrapado con un celular que pertenecía a Lorena y que estaba siendo buscado por la División de investigaciones Complejas de la Policía. Otro celular, también a nombre de Lorena, fue el que ella dejó en su casa cuando salió a “hacer unas compras” al almacén cercano a su casa, y desde donde jamás regresó.

El lugar donde fue hallado el cadaver de Lorena Romero, ocho días después de su desaparición.

Asimismo, se supo que a partir de este martes, el Instituto de Medicina y Ciencias Forenses del Poder Judicial del Chaco ya está trabajando en la comparación de los resultados de la primera autopsia practicada en Reconquista y la efectuada en Resistencia.






Comentarios