Se trata de un desafío de integración e inclusión, expresaron los responsables de la estructura voluntaria de AFS Resistencia. La joven a quien buscan familia anfitriona es norteamericana.


La llegada, en las próximas semanas, de una estudiante estadounidense de 16 años de edad y con discapacidad auditiva, ha movilizado a toda la estructura voluntaria de AFS Resistencia para hallar la familia que mejor pueda adaptarse como anfitriona. Para ello se abrió formalmente el período de postulación de familias para los programas de hospedaje. El lema de esta organización internacional es que las familias deben proveer tres requisitos básicos: mucho amor y contención, un lugar para dormir y comidas diarias.

En el caso de la joven estadounidense, sólo se dijo que tiene discapacidad auditiva, que lee y escribe en inglés y utiliza el lenguaje de señas para comunicarse. Por esta razón, será fundamental que al menos una persona del hogar que reciba a esta joven integrada al proceso de intercambio, maneje también el lenguaje de señas. La información para quienes se postulan es brindada a través del teléfono 362 – 4869368, o bien a través del muro en Facebook de “AFS Resistencia”.

AFS lleva en Argentina más de 60 años con su experiencia de intercambio.

Esta institución internacional apunta a educar a los voluntarios en conceptos solidarios, mencionando el aporte que cada uno debe hacer para lograr “un mundo más justo y en paz”. Para ello, ofrecen oportunidades de aprendizaje intercultural donde los puentes son el entendimiento, la aceptación de lo diferente, la valoración de las múltiples formas culturales. Para ello, la organización “AFS Programas Interculturales” necesita de manera constante que más familias se animen a compartir su hogar con un adolescente lleno de ansias de conocer nuestras costumbres, tradiciones, idioma y modo de vida. “Buscamos contagiar esa alegría que conlleva conocer otro país y sus costumbres sin salir de casa, invitando a familias de toda la provincia a hospedar a chicos y chicas de Italia, Tailandia, Bélgica, Rusia, Estados Unidos o Alemania”, indicaron los responsables locales de AFS. “Aunque nuestro país lleva más de 60 años en los programas AFS, esta posibilidad de alojar a una adolescente con discapacidad auditiva nos pone ante un desafío inédito tanto en integración como en inclusión”, aseveraron.

Fuente: diario Norte digital






Comentarios