El doctor Miguel Aranda, integrado a estas funciones hace pocas semanas, reconoció los mensajes recibidos en su propio domicilio y que apuntan contra él y su familia. Hermetismo entre los investigadores.


El Juez Federal subrogante de Sáenz Peña Miguel Aranda recibió amenazas contra él y su familia, a través de escritos en papel que llegaron hasta su domicilio. La confirmación del hecho causó conmoción en esferas judiciales. Aranda tiene muy poco tiempo a cargo de este Juzgado que durante un par de años estuvo vacante y que era subrogado por el juez federal de Reconquista, Aldo Alurralde. De hecho el magistrado prestó juramento el pasado 28 de diciembre ante la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia y asumió el 1 de enero. Sus pliegos, junto con los de los jueces Jorge Dahlgren y Enrique Bosch fueron elevados por la Presidencia de la Nación al Senado para su aprobación definitiva en el mes de abril pasado.

Aunque los investigadores guardan un lógico hermetismo, se supo que las amenazas comenzaron a aparecer en el domicilio del juez Aranda hace casi 10 días. Para dar asidero a las mismas, los mensajes incluyen movimientos de los integrantes de la familia, dando a entender que los amedrentadores tienen capacidad operativa para seguir las actividades de varias personas. Lo cierto es que todos los antecedentes fueron puestos a disposición de la Fiscalía Federal a cargo de la doctora Pamela Michling.

El acceso al Juzgado Federal de Sáenz Peña, con fuerte custodia.

Los peritos que están asistiendo a la fiscal están buscando registros de cámaras de vigilancia cercanas al domicilio del juez Aranda. Además, claro está, se están revisando los expedientes de causas más delicadas que tiene a su cargo el magistrado con el fin de encontrar pistas que lleven a los autores materiales e intelectuales de estas amenazas.






Comentarios