Sarmiento venció 2 a 1 a Deportivo Madryn pero no le alcanzó ya que el global favoreció al aurinegro por 4 a 2. Otra vez un arbitraje perjudicó al decano.


En la tarde noche del domingo Sarmiento ponía otra vez en marcha la ilusión de buscar el ascenso a la B Nacional. El rival, en los papeles, era Deportivo Madryn, pero en realidad, era el fantasma de los últimos arbitrajes que lo perjudicaron y mucho al equipo Decano.

El aurirojo salió como siempre, a jugar bien, a un toque, con velocidad y precisión; en gran parte del partido lo logró. La banda derecha donde Gonzálo Cañete hacía y deshacía parecía el camino correcto. Tal fue el caso que con centro del propio volante, llego la apertura del marcador con un empellón de Silba que venía a toda carrera por el medio del arco y aparatosamente la envió al fondo de la red.

Todo era ilusión con el segundo tanto de Cañete.

El segundo tiempo amaneció con el gol de Sarmiento, Cañete (la figura del encuentro) saco un remate de zurda que, ante una floja respuesta de Pablo Lencina se metió casi pidiendo permiso en el arco aurinegro. A partir de ese momento la presión del Decano aumentó y a pesar que la parcialidad local se empezó a impacientar debido a una serie de fallos que favorecían al equipo visitante, el local lograba generar acciones de peligro.

Se repitió la formula, centro de Cañete cabezazo de Silba, Gol del Decano, pero el “show de la terna arbitral” había comenzado, el asistente Guido Córdoba anuló la jugada cobrando offside, cuando en realidad el centro delantero había cabeceado en la misma línea que el defensor.

El clima estaba enrarecido, había murmullos y algunos insultos, lo que se acrecentó aún más, cuando a los 35 minutos del segundo tiempo Hugo Bargas recibe el balón adelantado y tira el centro que Matías Birge cambio por gol. 2 a 1 y la impotencia se adueñó del estadio, comenzaron las corridas, hinchas se treparon al alambrado y todo se desvirtuó al punto que el encuentro estuvo detenido 19 minutos, luego se reanudó para culminar con los últimos diez minutos de juego.

Birge ya sentenció la suerte del Decano.

Al finalizar Luis “el Tanque” Silba declaró a cuanto micrófono se le acercaba que se sentía estafado por el arbitraje de Jorge Nelson (el chino) Sosa. Y dijo: “Esta manga de ladrones nos robaron”. Raúl Valdez por su parte dijo: “Nunca vi algo así”. Lo cierto es que los malos arbitrajes le quitaron a Sarmiento la posibilidad de ascender a la B Nacional, después se verá y analizará los pormenores de la frustrada gesta.






Comentarios