Hoy podría terminar la ronda de testigos y el lunes se llevarían a cabo los alegatos.


Durante el juicio oral y público contra el marinero Gabriel López por la muerte de la enfermera, Sandra Méndez, por haber provocado el accidente fatal bajo efectos del alcohol y cocaína declararon peritos bioquímicos y especialistas en accidentología vial. Este viernes podría concluirse con la ronda de testigos y el próximo lunes, las partes realizarían sus respectivos alegatos.

Los peritos coincidieron en que el accidente fue producido por el marinero al cruzarse de carril. El juicio se desarrolla en la Oficina Judicial de la ciudad de Rawson y es presidido por la jueza Ivana González acompañada por los jueces Fabio Monti y María Tolomei. Al marinero se le imputa el delito de homicidio simple con dolo eventual con penas que van desde los 8 a los 25 años de prisión.

La fiscalía y querella pedirán la imputación por homicidio culposo, doblemente agravado por la ingesta de alcohol y cocaína, que también prevé penas de cumplimiento efectivo. El fiscal general Osvaldo Heiber coordinó y realizó el interrogatorio a los testigos vinculados con el objetivo de probar la conducta de López. Por su parte, el querellante Romano Cominetti que representa a la familia de la enfermera fallecida, fue quien interrogó a compañeros de trabajo y amigos de la víctima.

El accidente sucedió a las 7:25 horas del 19 de marzo del año pasado a la altura del barrio “La Isla” en el ingreso a Rawson por la ruta provincial 7. López conducía desde Trelew hacia Rawson en su camioneta Dodge Surrey. La víctima iba en sentido contrario hacia su trabajo en una clínica privada de la ciudad de Trelew.

Las pericias realizadas al marinero momentos después del accidente permitieron determinar que había consumido bebidas alcohólicas en abundancia, además de estupefacientes. En la primera jornada del juicio varios automovilistas dieron cuenta de las maniobras imprudentes realizadas en la ruta, en los minutos previos al choque.





Comentarios