Reclaman falta de médicos, ambulancias, calefacción, mejoras en el agua potable y electricidad, además de la falta de dictado de programos de reincersión social.


Reclusos del Instituto Penitenciario Provincial a 25 kilómetros de Trelew empezaron el lunes pasado con una huelga de hambre en reclamo por mejores condiciones de alojamiento. Relataron que no tienen médicos que los atiendan, ambulancias, calefacción en la cárcel, además de problemas con el agua potable y la electricidad.

También aseguraron que no reciben cursos o capacitación que les den posibilidades de aprender alguna profesión para poder reinsertarse en la sociedad. Uno de los internos en diálogo con Radio 3 contó que desde hace tres años los centros de detención “están deteriorados, por la falta de calefacción se junta mucha humedad y por eso los colchones tienen hongos”.

Según el hombre, toda la población carcelaria se sumó a la medida de no ingerir ningún tipo alimento hasta que alguien les de una respuesta, en el lugar hay 72 personas privadas de su libertad. El miércoles pasado, una representante de la Defensa Publica estuvo con ellos para interiorizarse de la situación, aunque admitió que solo podría “gestionar” sus pedidos.

“Ahora estamos a la espera de alguna resolución de parte del Juzgado que tampoco se ha hecho presente”, añadió el interno. A su vez, informó que al menos 10 personas dentro están con problemas avanzados de salud y que son los únicos que no pueden hacer la huelga de hambre.





Comentarios