Un comedor de Rawson entro retención de servicios y atienden únicamente a los más necesitados.


Empleados Municipales Agremiados de Rawson pidieron una audiencia con el gobernador Mariano Arcioni por asistencia económica y así poder cobrar los haberes de junio. Samuel Vargas, secretario general explicó que “queremos tener alguna respuesta porque el municipio está acéfalo, la intendente está de licencia. Pedimos a los concejales que también participen de esta reunión para buscar una solución a esta situación que están atravesando los empleados donde termina el mes y más de la mitad del personal no cobró”.

Sobre el resultado de la apertura de cajas que se hizo esta semana para reanudar el cobro de impuestos, Vargas confirmó que el lunes fue gente a pagar pero, “la recaudación fue de 400 mil pesos y hay que levantar un descubierto en el Banco Chubut de 9.400.000 pesos, así que imagínense cuándo vamos a terminar de recaudar. El jueves ya estamos en agosto y vamos a estar sin cobrar dos meses. No queda otra que nos tire un auxilio provincia”, aseveró Vargas.

Un grupo de trabajadores municipales participó de una protesta frente al domicilio particular de la intendenta, Rossana Artero en Playa Unión. Cerca de las 10:30 horas, unas 40 personas se acercaron hasta la vivienda ubicada en la primera fila del balneario y comenzaron a pedir su renuncia y el pago de los sueldos estatales.

Debido a que los reclamos se convirtieron en amenazas contra el desorden público, al advertirle que “llenarían la casa de basura” y que “no la iban a dejar tranquila durante su licencia” debió intervenir la Policía.  Los manifestantes decidieron retirarse.

Por otra parte, el personal del Centro de Acción Familiar “Ruca Cumelén” de Rawson comenzó con una retención de servicios, ya que no cuentan con alimentos para brindar a los 94 niños que atienden por día. Pamela Ganga, delegada de la institución relató que “hoy en día la institución no tiene alimentos para poder garantizar el servicio a los niños”. En el “Ruca” hay personal pago por el municipio y aún no cobraron.

Al Centro acuden niños de entre 1 y 11 años, según Marcela Curiqueo el lunes les informó la directora que desde el municipio “no le quieren proveer de los alimentos porque no tienen fondos para comprar la comida”. Sólo hay una guardia mínima para brindar una vianda “con lo que haya en el momento”. El martes no hubo carne “porque el municipio hace seis meses que no le está pagando a la carnicería y entonces no provee más. Tenemos las verduras, así que algo se va a hacer a los más precarizados”, comentó Curiqueo.

Esta situación “no es de ahora, pasaron los secretarios de Familia en la Municipalidad y siempre nos pasa lo mismo, falta de pago a los proveedores y falta de tickets. Eso molesta, porque sabemos que los fondos de provincia bajan al municipio y ellos nunca administran como corresponde. También pasa con Casas Tuteladas y otros lugares con elementos que uno requiere cotidianamente”, sostuvo Ganga. Según publicó Diario Jornada.





Comentarios