El marinero imputado por chocar y matar, a la enfermera en un siniestro vial bajo efectos de alcohol y cocaína, pidió libertad para seguir trabajando.


Este lunes en la audiencia en la Oficina Judicial de Rawson, el fiscal Osvaldo Heibert pidió cinco años de prisión de cumplimiento efectivo y diez años de inhabilitación para conducir para el marinero Gabriel López acusado de protagonizar un accidente de tránsito que terminó con la vida de la enfermera Sandra Méndez. El imputado conducía bajo efectos de alcohol y cocaína. 

La querella reclamó cinco años y seis meses más, al igual que el mismo tiempo de prohibición para manejar. En cambio, la defensa solicitó tres años de prisión condicional y ocho de inhabilitación. López volvió a declarar y reiteró sus pedidos de perdón. Por otra parte solicitó libertad para seguir trabajando y mantener a su familia.

Respecto de la presentación de testigos por parte del marinero, Heibert consideró que “entiendo que quiso dar una mejor impresión al tribunal, a través de sus familiares para que le aplique el tiempo menor de la pena, un vano intento entiendo, tengo esperanzas que habrá valorado todas las circunstancias y le dará una pena de efectivo cumplimiento“.

“Cada declaración de López le resta a el mismo, intentó posicionarse mejor en el proceso, dijo que yo le había ensuciado su buen nombre, cada cosa que dijo le restó a él”, sostuvo el fiscal. Según publicó Radio 3.






Comentarios