Los tres temas partieron las aguas en la reunión de comisión de este lunes, en donde quedó en claro que se reavivó el fuego en el sexto piso del Palacio Municipal.


El Concejo Municipal de Rafaela tiene en su poder varios temas que generaron opiniones encontradas entre los principales bloques que tienen representación política. Por un lado, el pase a planta permanente de los 60 agentes está consensuado, pero la división surge por el número de contratados. Por el otro, el veto a la ordenanza que obligaba al DEM a la retención de vehículos (no solo motos) que circulen sin patentes. Y, finalmente, las dos propuestas del Ejecutivo para enfrentar la crisis: solo una de ellas tiene una aceptación plena.

Este viernes estuvieron reunidos los ediles con representantes del Ejecutivo y del Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (SEOM), Tras la misma, se decidió que después de dos años se flexibilizara el ingreso de personal a planta permanente. No los 100 requeridos por el gremio, pero 60. Esto se vota (y se aprueba) en la sesión ordinaria de este jueves.

La discusión pasa por el número de contratados (que engloba a los regulares, es decir, profesionales que le facturan al municipio de forma mensual) como los eventuales (por ejemplo, cortadores de césped). Actualmente está en 350 y no se cubre el cupo. Cambiemos quiere disminuir la cifra, mientras que el DEM, los concejales oficialistas y el gremio pretenden que quede con la misma cifra. ¿Por qué quieren bajarlo? Para evitar el ingreso a de personal político. Lo que suceda este jueves es una antesala de lo que pasará en el Presupuesto 2020, cuando se vuelva a discutir el punto.

En cuanto al veto de la ordenanza, tal como lo adelantó Vía Rafaela, Lisandro Mársico buscará ratificar la postura adoptada por el Cuerpo Legislativo. De conseguirlo, será la primera vez en décadas en donde, luego de un veto del Intendente, se revalide la propuesta del Concejo Municipal. Todo un mensaje político, en la previa de definiciones clave como la Tributaria y el nuevo organigrama del Ejecutivo, para el tercer mandato de Luis Castellano.

Finalmente, de las dos ordenanzas elevadas por el Intendente para paliar la crisis, solo una se discutirá en la sesión de este jueves. Se trata de la que permite la contratación directa (con pedido de tres presupuestos) de “Alimentos de Bienes y Servicios necesarios para asegurar la continuidad del normal funcionamiento de la gestión municipal con independencia de los montos y límites impuestos para cada forma de contratación, por la normativa vigente”. Vale destacar que está limitado “hasta el 30 de Diciembre de 2019”.

El segundo,propone la modificación de los límites de compra directa (con y sin pedido de tres presupuestos), concurso de precios y licitación pública. Por un lado, el oficialismo sostiene que deben modificarse los valores porque han quedado totalmente desactualizados, dado que hace desde 2015 que no sucede, pese a los procesos inflacionarios vividos. Cambiemos, por su parte, indica que los números de Rafaela son superiores a los de ciudades más grandes, como Rosario o Santa Fe. Su intención es no cambiarlo y que queden igual. Se seguirá discutiendo. 




Comentarios