Rubén Pavetti indicó que es probable que en el transcurso del mes haya más clausuras preventivas. "No lo descubrimos ahora a este tema", sentenció.


El Juez de Faltas de la Municipalidad de Rafaela, Rubén Pavetti, aseguró que continuarán con las clausuras a los geriátricos. De esta forma, anticipó que las cuatro concretadas en tres semanas es apenas un inicio y que los operativos seguirán en los próximos días.

El último concretado se dio en Ituzaingó al 300, este viernes. “Ese lugar está habilitado por la Municipalidad. Tenían las habitaciones con mucha humedad. No puede funcionar así un lugar con abuelos”, dijo en declaraciones a FM Galena.

También detalló que “la cocina estaba en malas condiciones y no tenía la higiene que corresponde. Los remedios estaban al alcance de los internos. No había medidas de seguridad: por ejemplo, no tenían matafuegos. Tampoco calefacción. A diferencia de otros, estaban bien con la capacidad de internos”.

El juez de Faltas Municipal indicó que “venimos trabajando sobre este tema desde hace tiempo. No lo descubrimos ahora. A estos cuatro geriátricos los veníamos monitoreando y no concluyeron los trabajos que le pedimos. Veníamos dando los plazos necesarios a los locales, teniendo en cuenta la situación económica, que eran razonable”, añadió.

“Hace rato que veníamos viendo que no tomaban las cosas como corresponde. Quizás pensaron que siempre iban a tener tiempo”, completó.

Cerró el geriátrico clausurado de 27 de septiembre al 500, del cual dos hombres y dos mujeres debieron ser derivados al Hospital por su condición de salud (Prensa Municipalidad)

“Hay dos o tres geriátricos, quizás más, que le dimos un plazo para modificar las cosas que le exigimos y están en tratativas de cumplir. Ahora tenemos más denuncias anónimas. Entre ellos, algunos lugares sin iniciación de trámites”, comentó Pavetti y anticipó: “es probable que en el transcurso del mes tengamos más clausuras preventivas. No queremos que cualquiera pueda abrir un hogar como si fuera un negocio de ropa. Esto hizo que la gente vea que estamos trabajando seriamente“.

Con respecto a qué sucedió con los abuelos que estaban en los locales clausurados, Pavetti comentó que “algunas familiares decidieron enviarlos a otros lugares. La mayoría se mantienen en cada uno de ellos. Pero el de calle 27 de septiembre, cerró“.




Comentarios