La Asociación de Médicos de Coronel Rosales emitió un comunicado en apoyo a Camila, una joven que trabaja como instrumentadora quirúrgica en el Hospital Eva Perón y que fue agredida por el chofer de un colectivo de la línea 319.

Eduardo está muy indignado. Y tiene razón. En diálogo con el programa “Vive cada día”, que se emite por La Brújula 24, contó que su hija, una joven que se llama Camila y es Instrumentista de Quirófano, fue víctima de un caso de violencia a bordo de un colectivo.

Tal como publican nuestros colegas, el chofer que conducía la unidad la discriminó por cómo iba vestida -el ambo característico que usa para ir al Hospital Eva Perón– , alegando que por su culpa se estaban propagando los contagios de coronavirus, que estaba “desparramando la peste”. Y hasta le habría dicho que si la volvía a ver así, no la iba a llevar. Locura total.

En su descargo, Eduardo dijo que “Camila por suerte se sobrepone rápido, hoy ella sigue haciendo su vida normal y manejándose de la misma manera, pero está vetada en la 319. No quiso volver sufrir un maltrato nuevamente y comenzó a usar los micros de línea”.

Piden habilitar la Línea 319

Respecto del incidente, explicó que “no es solamente por ellos, hay gente que la ataca y la defiende. Aparentemente lo que dicen es que está mal que ella circule con la ropa del hospital, pero la realidad es que ella viste el ambo como si usara un jean o una remera, no es que lo usa para otra cosa. Mi hija está orgullosa de su profesión y se luce de esa manera, además le resulta cómoda. Pero una vez en el hospital se cambia de ropa”.

“Incluso hay profesionales de la salud que la están atacando, pero evidentemente critican sin saber cómo es la situación”

A modo de ejemplo, Eduardo señaló: “En el caso de un policía nadie le dice nada por ir con el arma cargada. A nadie se le va a ocurrir decirle que con un arma no puede subir al colectivo”.

Y agregó: “Hoy el tema laboral está muy complicado y seguramente esa persona tiene una familia que mantener -por el chofer-. Pero hay formas y formas de decir las cosas, él podría haber actuado de una manera más amable, pedirle por favor. Y no como un dueño único de la verdad atacarla de esa forma”.

Por otro lado desde la AdMCR (Asociación de Médicos de Coronel Rosales) difundieron un texto en repudio a lo ocurrido. “Le queremos hacer llegar nuestra solidaridad y apoyo a Camila”. Y agrega, Nuestra entidad no permitirá que ningún trabajador de la salud sea víctima de la intolerancia y de la violencia de un sector mínimo de la sociedad que tiene como conducta habitual manifestarse de forma violenta”.