Las sillas anfibias creadas por el puntaltense Gustavo D'angelo están presentes en playas del país.


Resiliencia es la capacidad que tiene el ser humano para superar la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas. Una persona es resiliente tiene la supera estos períodos de dolor emocional y situaciones adversas, saliendo fortalecido de ellas.

El puntaltense Gustavo D’angelo desarrolló esa capacidad al máximo. Tras sufrir un accidente de tránsito que terminó con la amputación de una de sus piernas y luego de 11 años de luchas y decepciones que incluyeron 28 cirugías.

Gustavo D’angelo utilizando la silla que diseño junto a su padre y que cada vez está en más playas argentinas y de sudamérica

Su transformación para superar la situación se centró en el diseño, en el trabajo para integrar a las personas con discapacidad, grupo al que Gustavo pertenecía a partir del accidente.

Juegos integradores para plazas, sillas adaptadas para deportes como basquet y rugby, y las sillas anfibias, que cada vez más se ven en las playas, no solo del país, sino que han llegado a países como Chile y Colombia.

Todos al agua

El objetivo de estas sillas diseñadas por Gustavo y su padre, es integrar a las personas con algún tipo de discapacidad a las playas, para hacer un turismo más accesible y que quienes padecen algún tipo de impedimento físico puedan disfrutar del mar y la arena. Se estima que de cada 100 mil turistas, 10 mil tienen algún tipo de discapacidad. 

Cada vez más personas disfrutan de las sillas anfibias en las costas bonaerenses

Presentes en el programa Playas Gratuitas

Cada vez más balnearios incorporan sillas anfibias a sus propuestas de verano para que, de manera gratuita, las personas con discapacidades motrices o con movilidad reducida puedan disfrutar de la arena y el mar.

Aparecieron por primera vez en Orense, Monte Hermoso y Santa Teresita, posteriormente en Villa Gesell que se convirtió en la primera playa integrada, y más tarde llegaron a Río Negro, donde está legislado que cada playa debe tener una silla anfibia.

Gustavo D’angelo con Gabriela Michetti en febrero de 2018

Para este verano formarán parte de la segunda edición de las playas gratuitas que la gobernadora María Eugenia Vidal inauguró a fines de diciembre en Mar del Plata; Mar de Ajó y Necochea . Cada playa cuenta con una silla anfibia, a la que se accede mediante la presentación del DNI.

Emprendimiento puntaltense reconocido

En 2017, la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) de Buenos Aires lo reconoció como el Joven Empresario del Año, entre 500 participantes. Los diferentes modelos de sillas anfibias son cada vez más utilizados en el mundo.

D’angelo padre e hijo exponiendo las sillas que fabrican en la Feria Internacional de Turismo

Las sillas puntaltenses fueron mostradas de Gustavo y su padre en la última edición de la Feria Internacional de Turismo (FIT), invitados por la provincia de Santa Fe. 

Pese a este reconocimiento en la Argentina, en 2016 se presentó en el Congreso Nacional un proyecto de ley para que todas las playas del país tengan sillas anfibias, pero la iniciativa no avanzó.






Comentarios