La baja en las ventas, los pagos demorados de los clientes y la presión de la Afip la obligaron al cierre. 


La tradicional mueblería Casa Ahrndt decidió bajar la cortina y cerrar para pagar sus deudas, salir del ahogo de la Afip y transformar su negocio. Lilian Acosta, heredera de una tradición comercial de 40 años, denunció “un ahogo financiero de la Afip” que le cerró cuentas por $ 30.000.

La imagen que identificaba a la firma posadeña. (WEB)

“A la Afip esa cantidad no le mueve la aguja, pero el ahogo fiscal de 2017 y todo 2018, a nosotros nos destruyeron”, explicó Acosta a Canal 12.

Explicó que la presión de la Afip, sin darle alternativas de pago de deudas, desemboca en cierre de cuentas. “Porque con un cheque rebotado ya no te entregan el producto y eso aceleró el parate”, agregó a Canal 12.

Agregó que también influyeron las asimetrías con Paraguay, porque la gente no acude a pagar las cuotas cuando cobra, sino que cruza a hacer compras a Encarnación. “Vienen diez días después a pedir cosas que, como son clientes les entregamos igual, acuden para pedir financiamiento y el pago recién queda para el mes siguiente”, explicó Lilian Acosta.

“Son tantos años de toda la familia y trayectoria de clientes, que vienen, miran porque tenemos buenos productos y buenos precios, pero terminan no comprando”, contó. Dijo que buscarán aprovechar de alguna manera la clientela de tantos años.





Comentarios