La menor ya fue víctima de un abuso aún impune. Ahora, a los 15 años, su pareja habría matado a su hija de 11 meses.


La madre de 15 años de la beba asesinada a golpes en Oberá había sido violada por un vecino, según contó su madre. Y ahora se conocen más detalles pavorosos de cómo fue asesinada el viernes Rita Sofía Gallardo, de apenas 11 meses. 

La menor abusada, mamá de Rita, sigue detenida. La jueza de Instrucción Uno, Alba Kunzmann de Gauchat, sólo autorizó que saliera de la Unidad Regional II de Oberá para asistir al sepelio de su hija. También siguen detenidos su pareja de 19 años Isaías B. y el hermano de este, que tendría 14 años, aunque aún la policía no determinó su edad exacta.

Quizás ahora la niña sea víctima otra vez de un crimen que no cometió. Eso es lo que investiga la jueza Gauchat. La justicia nada hizo antes cuando la menor fue abusada por un vecino mayor de edad. La familia hizo la denuncia, el hombre estuvo detenido un tiempo, pero luego fue liberado. Sería empleado de la Municipalidad de Guaraní y contaría con protección política.

Los padres de la menor, Ramón Gallardo de 57 años y María Lloret de 32 pidieron que su hija sea liberada porque no es responsable de la muerte de Rita. Según el relato de la adolescente se conocieron detalles aberrantes de los últimos momentos de su hija. Dicen que era víctima de su pareja Isaías B..

El viernes por la noche, Isaías B. y su hermano ataron a la mamá de la beba y la violaron. Enardecidos por una combinación de drogas y alcohol, atacaron a la beba de 11 meses que lloraba desconsolada. La golpearon, mientras la mamá intentó defenderla y el menor de los hermanos le habría tapado la boca con una mano y la sofocó.

Aún no se conoce la autopsia que determinará cuál fue la real causa de la muerte de Sofía. La beba llegó sin vida al Hospital Samic de Oberá. Presentaba una fractura de cráneo, golpes en todo el cuerpo, quemaduras de cigarrillos y una herida cortante en la espalda. 

La historia registra otro episodio espeluznante, según relató María Lloret al diario El Territorio. Todo el grupo familiar de Sofía, su madre y sus abuelos vivían en Guaraní, a unos kilómetros de Oberá. A ese hogar, armado con una escopeta, ingresó el 16 de febrero pasado Isaías B. junto a su padrastro Aníbal P. (51) armado de un machete.

Isaías acusó de infidelidad a la muchacha y la amenazó de muerte ante su familia. Al día siguiente radicaron una denuncia ante la policía. Intervino el Juzgado de Paz de Guaraní y la policía allanó la casa de los agresores,  en Villa Sommer, donde secuestraron una escopeta calibre 32, una caja de cartuchos del mismo calibre, un machete y una motocicleta de 150 centímetros cúbicos.

Luego hubo una inmovilidad total por parte de las autoridades. Y hace unos 10 días Isaías B. trajo a la menor de 15 año y a su hija a vivir a la casa de Villa Lindstrom, en Oberá, donde ocurrió la tragedia. 

Alejandra Montero, jefa del Departamento de Niñez y Familia de Oberá, dijo en Radio Libertad que “lo último que se conoció es que aparentemente la criatura fue producto de una violación”.

“La madre-niña ahora tiene quince años y no vivía en Oberá sino que en Guaraní junto a sus padres, por ende no era un caso al que lo estuviéramos siguiendo (en Oberá)”, dijo Montero.

El viernes, la chica cobró la AUH que le correspondía por su hija. Pero su pareja y el hermano se apropiaron del dinero para comprar droga y bebidas. Ya en la casa la obligaron a drogarse y la ataron para violarla entre ambos.






Comentarios