El intendente de Puerto Rico asegura que la obra no se hizo porque el terreno no era apto y por la oposición vecinal.


Allegados del intendente misionero procesado por el juez Claudio Bonadio por supuesta malversación de fondos, aseguró que este dinero está depositado “en una cuenta especial”. Lo hizo porque el terreno previsto para construir una planta de residuos no era apto.

Juez Claudio Bonadio, tras la pista de fondos entregados a municipios para plantas de tratmiento de residuos. (CIMECO)

Federico Neis, intendente de Puerto Rico, es uno de los 92 jefes comunales procesados por Bonadio en relación con el programa Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU). Neis no hablará hasta recibir la notificación judicial, pero informaron sus colaboradores.

El predio previsto para la planta de tratamiento de residuos, para la cual recibió $ 3 millones no recibió el visto bueno ambiental, porque tiene un declive hacia un arroyo. Fondos del GIRSU fueron destinados a comunas entre 2013 y 2015. Bonadio investiga los casos en los que no se concretaron las obras proyectadas.

 Sin embargo, según las mismas fuentes, el proyecto se ejecutó parcialmente y hasta ahora no se concluyó por cuestiones ajenas al municipio. El primer predio que se destinó a la obra no pasó la evaluación del impacto ambiental

Entonces se optó por una segunda opción, un predio de cuatro hectáreas situado en una zona poco poblada, pero luego los vecinos del lugar se opusieron a una planta de residuos cerca de sus domicilios.

Detallaron que en 2013 el municipio había firmado un convenio con la Secretaría de Medio Ambiente y con la Jefatura de Gabinete de la Nación mediante el cual se le otorgó a Puerto Rico 2.783.900 pesos para construir una planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos.

Afirman que del total presupuestado, hay dos puntos que fueron ejecutados: la compra de una pala frontal y una extrusora de plásticos, por $ 471 mil pesos y que los fondos restantes están depositados en la cuenta.






Comentarios