El gobierno suspendió la concesión de 10 hectáreas dentro del Parque Nacional Iguazú. 


La Nación no licitará hosterías ni “glamping” (o camping de lujo) dentro del Parque Nacional Iguazú a un paso de las Cataratas. Lo confirmó este viernes Alfredo Schiavoni, coordinador del Ministerio del Interior en Misiones.

Schiavoni, presidente del PRO misionero, aseguró a Radio Nacional que “no sé estudio suficientemente el impacto del gampling” en el ecosistema del parque. “Fue una decision apresurada, sin los estudios pertinentes que garanticen que la iniciativa” no afecte su medio ambiente, aclaró.

La iniciativa, publicada en diciembre en el Boletín Oficial, establecía la concesión de diez hectáreas al sector privado. Enseguida generó la reacción de defensores de la naturaleza en Iguazú que este jueves cortaron el acceso a Cataratas. Miles de turistas quedaron varados y no pudieron visitar los saltos ni recorrer los senderos de la selva.

La Fundación Amigos de los Parques encabezó la protesta contra la iniciativa llamada “Oportunidades naturales”. La entidad denunció el proyecto ante la UNESCO que en 1984 declaró a Iguazú “Patrimonio Natural de la Humanidad”. En 2011, fue nombrada Maravilla del Mundo en un certamen internacional.

La misma información fue difundia en Iguazú por el intendente del Parque, Sergio Arias Valdecantos. Sin embargo, este funcionario y el director de Uso Público de la Administración de Parques Nacionales (APN), Eduardo Cecotti, habían defendido el proyecto. Cecotti dijo que el proyecto prevé construir nuevos alojamientos dentro de los 37 parques nacionales.

Cecotti minimizó el impacto denunciado por las entidades y negó que se proyecten montar villas turísticas. Aseguró que solo se concesionarían diez hectáreas de uso público –que ya están degradadas, según él- para desarrollar dos hosterías y un camping de lujo (glamping).

El coordinador Schiavoni, hermano del presidente del PRO nacional Humberto Schiavoni, dijo que habló con las autoridades de la APN y con el ministro del Interior Rogelio Frigerio, tras lo cual se decidió “suspender” la iniciativa. “Esta alternativa de construir dentro del Parque la villa turística, bajo la modalidad de gampling, anunciada por parques, no está suficientemente estudiada en cuanto al impacto ambiental“, señaló.

Luego aseguró que fue “una decision apresurada sin los estudios pertinentes” y que no es una modalidad adecuada alojar turistas dentro de los límites del Parque Nacional Iguazú, cuando existe alojamiento fuera de él.

Schiavoni también habló con el secretario de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable, rabino Sergio Bergman, para que “se estudie mejor y se revise” el proyecto. Aclaró que la gestión se realizó desde su espacio político y atribuyó intereses políticos a un sector de las protestas en Iguazú.






Comentarios