Empresarios del polo mueblero de Santa Catarina y madereros de Misiones buscan una cooperación indus.


La provincia de Misiones y el vecino estado brasileño de Santa Catarina avanzan en la integración de negocios de aserraderos y de la industria mueblera. Empresarios del polo mueblero catarinense recorrieron aserraderos locales y visitaron la sede de la Asociación Maderera, Aserraderos y Afines del Alto Paraná (AMAYADAP), informó Misiones Online.

La tecnología de los aserraderos misioneros les permite exportar no solo madera, sino piezas listas para el montaje. El empresario misionero Luis Chodorge destacó el nivel de materia prima, tecnología y logística que puede proveer al polo mueblero del país vecino. 

El encuentro fue organizado por la Secretaría de Agroindustria de la Nación y el Servicio de Apoyo a la Micro y Pequeñas Empresas de Brasil. Por el polo mueblero catarinense  llegaron empresarios acompañados por Ilseu Rafaeli, presidente del Sindicato de Empresarios de la Industria Maderera y Mueblera del Valle del Uruguay.

El coordinador de Agricultura Familiar de Misiones, Jerónimo Lagier, señaló que la producción maderera local puede complementarse con las necesidades del país vecino. “La relación institucional comenzó con el proyecto productivo de maíz transgénico, para transformarlo en proteína animal misionera”, señaló Lagier.

Los brasileños recorrieron la empresa Pindó, en Puerto Esperanza. Sus anfitriones, Rafael y Andrés Scherer, les mostraron la genética del vivero, la planta fabril y la generación de energía por biomasa

Luego trataron la posible integración con empresarios de la AMAYADAP, con quienes trataron las diferencias impositivas y laborales. El sindicato empresarial catarinense está compuesto por más de 90 empresas que generan 15.000 puestos de trabajo directos, tiene su sede en Chapecó y exporta a decenas de países.

La recorrida brasileña concluyó con visitas a Fabián Toller en Toll Maderas, Roberto Siellez en Suabia, Cristian Gruber en Eldorado, y Luis Chodorge en Laharrague Chodorge SA de Montecarlo.






Comentarios