Fue un trabajo conjunto forma conjunta entre la Coordinación de Tierra y Hábitat municipal, Municipio de Garupá, Vice Gobernación, Vialidad Provincial, Iprodha, Instituto Misionero de Agua y Saneamiento (Imas) y Emsa.


Fueron relocalizadas en viviendas nuevas de madera las cinco familias que, desde hace más de un año, se instalaron sobe las avenidas Urquiza y Jauretche en la zona oeste de la ciudad.

Construyen viviendas para familias que se asentaron en lugares públicos por falta de techos.

La Coordinación de Tierra y Hábitat municipal gestionó y articuló la relocalización a traves de una trabajo multidisciplinario entre varios organismos del Estado, informó la oficina de prensa del intendente Leonardo Stelatto.

Para ello, se realizaron aperturas de calles, trabajos de nivelación de tierra, tendido eléctrico para todo el barrio y actualmente se está trabajando en la colocación de red cloacal.

Mabel, una de las primeras vecinas en mudarse expresó su gran emoción por tener un espacio donde pasar sus días. Ella, madre soltera, con lágrimas en los ojos afirmó que esto “es un sueño hecho realidad, nunca pensé que iba a lograr tener mi casa, un espacio donde refugiarnos”.

Los trabajos para llevar a cabo la relocalización de los vecinos se realizaron de forma conjunta entre la Coordinación de Tierra y Hábitat municipal, Municipio de Garupá, Vice Gobernación, Vialidad Provincial, Iprodha, Instituto Misionero de Agua y Saneamiento (Imas) y Emsa.

Se tuvo en cuenta además la concientización de los vecinos a fin de realizar una separación domiciliaria en origen, continuó este miércoles, en el marco de la ampliación del programa de Recolección Diferenciada de Reciclables.

Los promotores ambientales recorrieron las manzanas contenidas dentro de las calles Ángel Acuña, Sargento Cabral y las avenidas Costanera y Roca. Allí visitaron cada una de las viviendas, comercios e instituciones comprendidas en ese radio, explicando el proceso y aclarando las dudas de los vecinos. Lo cual representa un nuevo avance con vistas a fortalecer el concepto de sustentabilidad ambiental y conciencia ciudadana, en este caso, en cuanto a la disposición diferenciada de residuos.

La campaña consiste en brindar información a las familias para que conozcan cómo llevarlo adelante o profundicen su hábito para disminuir el impacto ambiental de los residuos a través de la separación. La primera zona de extensión del Programa se inició en junio pasado, en el centro y en el barrio Villa Sarita.

La Municipalidad lleva adelante una estrategia para promover prácticas de reducción, reutilización y reciclado de diferentes materiales antes de que los mismos sean considerados como “residuos”. Sin embargo, en este proceso es fundamental la colaboración de la comunidad posadeña ya que, precisamente, la clasificación comienza en cada casa.

Separar residuos en los hogares es una acción que contribuye a frenar el cambio climático, coopera con el trabajo y la economía de familias que se dedican a la recuperación urbana, entre otros beneficios, y sólo llevará unos segundos más de lo acostumbrado. Los contenedores debidamente identificados permiten a cada vecino depositar sus residuos reciclables para que sean tratados y recuperados. De este modo se logra disminuir el caudal de desechos que se traslada al relleno sanitario.




Comentarios