El obispo de Posadas, Juan Rubén Martínez, pidió evitar la concentración de fieles en la misa y dispuso que no sea obligatoria la eucaristía este domingo ni el siguiente.


El obispo de Posadas, Juan Rubén Martínez, liberó a los fieles de la obligación del precepto dominical este domingo y el siguiente en prevención del coronavirus y puso en manos de los párrocos la responsabilidad de las medidas que eviten los contagios.

La misa no será obligatoria este domingo y el siguiente en la diócesis de Posadas. (Imagen ilustrativa)

Martínez pidió “encarecidamente” a los mayores de 60 años que no asistan a las misas y que permanezcan en sus casas “para preservar la salud”.

El jefe de la Iglesia Católica en la capital misionera aconsejó respetar la emergencia sanitaria y epidemiológica dispuesta por el gobierno provincial.

Las celebraciones litúrgicas deberán realizarse sin concentración de fieles y limitando al máximo la capacidad de ocupación de los templos.

El obispo de Posadas, Juan Rubén Martínez, pidió a los fieles que aprovechen la transmisión de la misa por radio, tevé y las redes. (Imagen ilustrativa EFE)

En las misas el obispo dispuso que no se realice el saludo de la paz, habitual en las misas con apretones de mano, abrazos y también besos entre familiares y amigos. Martínez explicó que se trata de un “ritual optativo” dentro de las normas litúrgicas católicas.

Ante la imposibilidad de cumplir con el precepto de la misa dominical para todos los fieles, y en particular los adultos mayores, recordó que también están disponibles las emisiones de la Eucaristía por la radio, la televisión y las redes.

“La Radio Tupá Mbaé y otros medios ponen a disposición de los fieles la transmisión de la Eucaristía que también puede seguirse a través de las redes sociales, para que no se muevan de sus hogares”, señaló.

En cuanto a la comunión, el obispo posadeño recomendó darla “solamente en la mano, debidamente higienizada. La responsabilidad común en evitar la propagación del virus y la misma caridad fraterna nos reclaman esta fuerte recomendación dado que la primera vía de contagio es la oral”.

Pidió oraciones a los sacerdotes y agentes pastorales, además de solicitar que cumplan con precaución las tareas solidarias y de caridad con los más vulnerables. Dejó para otra oportunidad las indicaciones previstas para la Semana Santa.




Comentarios