Durante un procedimiento policial en Apóstoles restuló muerto un joven de 18 años, cuya familia acusa a la policía de haberlo asesinado.

La policía informó que solo hubo disparos intimidatorios "al suelo", mientras retrocedían por la pedrea con la que los recibieron los vecinos del barrio La Cantera.

La madre de Luciano Daniel Villalba (18), el joven fallecido, contó una versión distinta. Luciano fue baleado por la policía cuando salió a defender a su hermano Ramón "Chueco" Piris, a quien perseguían, dijo Aída Noemí Piris (49), madre de ambos.

Los agentes que participaron en el procedimiento en el que murió Villalba fueron detenidos preventivamente mientras se realizan pericias ordenadas por la justicia, informó el diario El Territorio.

Luciano Daniel Villalba (18) vivía con sus hermanos y su madre en La Cantera, un asentamiento ubicado a unas 30 cuadras del centro de Apóstoles.

Todo habría comenzado con la investigación de un intento de robo, denunciado por un joven de 22 años al que quisieron sacarle la moto de su casa. Identificó a los dos agresores con nombre y apellido.

La policía intentó ingresar a La Cantera, para buscar a los presuntos ladrones, pero vecinos los recibieron a pedradas. Pidieron refuerzos y llegaron otros dos patrulleros.

Los agentes aseguraron haber visto a Luciano Villalba con lo que parecía un arma de fuego. Ante la intensa pedrea, los policías se replegaron e inentaron marcharse de La Cantera. Cubrieron su retirado con "disparos intimidatorios al suelo", según el informe oficial de la policía.

La señora Piris, madre del fallecido Luciano y del "Chueco" Piris, dijo que no hubo intento de robo. Mencionó una gresca juvenil en la que uno de sus hijos, un menor de 17 años, resultó herido en la boca.

El menor se refugió en la casa de su mamá Aída Piris y hasta allí llegaron agentes para apresarlo. Hubo disparos, "Chueco andaba por ahí borracho: siempre toma y anda gritando" y la policía lo persiguió.

Cuando la mujer salió a ver qué sucedía, porque se encontraba durmiendo, escuchó dos tiros según relató a El Territorio. Agregó que vio a una docena de policías

Agregó que los agentes lograron detener al "Chueco" Piris, su hijo, y que Luciano Villalba -también hijo suyo- se parapetó detrás del cerco y comenzó a lanzar piedras. Un rato después lo vio desplomarse.

Antes le había pedido que no tirara más piedras, porque los policías ya habían detenido al "Chueco". "Ahí veo a Luciano que se agachaba despacito para agarrar
veo a Luciano que se agachaba despacito para agarrar más piedras, pero se ve que ya le habían dado. Ahí se tiró y ahí no más se murió, quedó durito en el pastito", contó Noemí desesperada según el diario.

El Juzgado de Instrucción N° 4, a cargo del magistrado Miguel Ángel Faría, solicitó que intervengan la Secretaría de Apoyo para Investigaciones Complejas (Saic) y especialistas en criminalística de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA).