Los padres de Richard Márquez acusan a Ricardo Luis Guzmán de haberles cobrado mas de 400 mil pesos por un viaje de prueba a un club de Europa, que no se cumplió como lo acordaron.


Richard Márquez es un joven de 18 años, oriundo de San Vicente, a quien contactó un representante de futbolistas de Buenos Aires y le prometió un futuro profesional en Europa, por el talento que portaba. Para iniciar ese futuro, sus padres tenían que invertir cierta cantidad de dinero y tras hacerlo manifestaron sentirse estafados.

Richard Marquez.

Arcindo Márquez y Luisa Rotela son dos colonos, padres del joven. Según sus declaraciones, en total le habrían girado al representante mas de 400 mil pesos para poder concretar el viaje, un monto que alcanzaron a juntar tras vender muchas de sus pertenencias.

El joven viajó a Buenos Aires y tras ello se dirigió -junto a un grupo de jugadores- a Europa. Pero estando allí le manifestaba a sus padres -mediante comunicaciones telefónicas- que la estaba pasando mal, no se sentía cómodo y que se alimentaba a base de pan y fiambre.

“En Portugal estuvo un mes. La primera semana pasó bien, después Guzmán se volvió a la Argentina y mi hijo empezó a comer sólo pan con fiambre hasta completar el mes, porque me pedía plata para comer y tenía que mandar en euros y ya no teníamos más de donde sacar”, expresó su mamá a El Territorio. 

La familia realizó diferentes eventos y ventas de rifas, lo que junto a la colaboración de los vecinos alcanzó para juntar dinero y costear su vuelo de regreso a Misiones.

Desde ese momento denuncian la presunta estafa de Guzman, argumentando que no cumplió con la promesa de llevar en buenas condiciones a su hijo y de mantenerlo resguardado, algo por lo que habrían pagado tras vender la mayoria de sus pertenencias.

La versión de Guzman

Tras la denuncia, el representante de futbolistas acusado por esta familia misionera salió a defenderse, expresando que se tratan de calumnias. Según su versión, él cumplió con todo lo pactado: llevó al joven a Portugal, le dio estadía y lo presentó al club.

En ese lugar, Richard realizó algunas de las pruebas correspondientes pero no se habría comprometido con la labor, según la versión del acusado, por lo que abandonó la misión.

“No quería quedarse porque no quería asumir la responsabilidad de ser profesional, esa es la verdad. Le explicamos miles de veces la situación a los padres, pero no lo entienden. Esto de echar culpas a mi no me parece, no se le hace a una persona que trabaja como yo”, expresó Guzman.

Y agregó que presentará una acusación formal: “el chico le mandaba mal la información a los padres porque no se quería quedar. Una sola familia no va a poner en dudas mi imagen, honor, buenos habitos y costumbres por el capricho de un chico que dice cosas que no son”.

Ademas de él, tambien hablaron con Red Ciudadana dos jugadores que están bajo su representación . Se trata de Leandro y Diego Disconsi, ambos ciudadanos de Colonia Aurora y que ahora estarían jugando -desde hace 3 meses- en el Club Valadares de Portugal.

“Estoy jugando en ese club hace 3 meses y me esta yendo muy bien. Lo conocí a Richard, tuvo la oportunidad de estar en p}Portugal pero no se porque se volvió”, dijo Leandro. Mientras que su hermano expresó: “yo tambien estuve en Europa y acá no se nos sacó plata. Creo que Richard tendría que ser un poco mas agradecido con el profe, que hizo todo para que nosotros podamos ir a Portugal y tener esta oportunidad”.

Según los dos jovenes, su familia si tuvo que pagar dinero para realizar el viaje, pero el costo no se aproximó al monto mencionado por el denunciante. Algo que se repetiría en las versiones de los demás chicos, que viajaron durante este ultimo tiempo.

Guzman argumentó que hace mas de 20 años que realiza el trabajo de representante y que nunca le habría pasado algo así. Cree que la familia lo esta calumniando y que ello se debería al disgusto por la vuelta de Richard. 

Ahora habrá que ver como avanzan las investigaciones. Mientras tanto se sabe que el club Crucero del Norte realizó un llamado a Richard para que haga una prueba formal con el plantel. Lo que se traduce en una manera de apoyar al joven y a su familia, que en estos momentos vive una situación económica complicada, según expresaron. 




Comentarios