Aseguran que, debido a la crisis, las contrataciones disminuyeron en la Capital provincial, donde la gente opta por menús más baratos.


Alfonso Aquiles, titular de la Asociación de Servicios de Catering de Posadas, aseguró que, en promedio, disminuyeron en un 50 por ciento las contrataciones en la ciudad. En tiempos de crisis, este tipo de servicios pueden considerarse casi un lujo, por lo que la gente, para sus eventos, opta por abaratar costos.

Los casamientos, fiestas de 15 años o recepciones son algunos de los momentos especiales en los que, en su mayoría, contratan caterings a fin de desligarse de ese trabajo y disfrutar del encuentro sin mayores preocupaciones. Sin embargo, esa comodidad acarrea un costo importante.

En Posadas las tarjetas para las recepciones cuestan desde los 1.500 pesos y varían en función del menú y el servicio que elija el cliente. Para disminuir precios, son muchos los que optan por la “Pizza Party” en lugar de un asado o platos más sofisticados.

Según explicó Aquiles, en su caso ofrecen dos opciones: una de parrilla y otra de Pizza Party. La diferencia entre ambos representa un 15 por ciento.




Comentarios