En el #SiSePuede" de la Costanera de Posadas, el presidente repitió que "viene el crecimiento" y que espera una afluencia masiva de quienes pegaron el faltazo en las PASO o se enojaron por el peso de la crisis.


Desde el boca a boca convenciendo “al tío o al abuelo”, pasando por el uso del celular y las redes sociales, hasta convocar al grito de “todos a votar”, el presidente Mauricio Macri repasó el espinel de sus consignas para dar vuelta el resultado adverso de las PASO, en las presidenciales del domingo 27 de este mes.

Mauricio Macri en el Palco del Sisepuede de Posadas en un mano a mano con su auditorio. (Misiones Online)

En tono de disculpa, también reconoció que “esta año y medio ha sido muy duro, un peso muy grande cayó sobre muchos argentinos, en especial sobre ustedes la clase media”. Agregó que escuchó el mensaje de las urnas en las PASO y aseguró que “el esfuerzo no fue en vano, tenemos bases más sólidas y viene el crecimiento, el trabajo y la mejora del salario”. Con la garganta algo maltrecha, hizo un discurso breve.

Mauricio Macri en Posadas por el Sí se puede acompañado por el candidato a diputado nacional Alfredo Schiavoni. (Misiones Online)

Con retardo, porque el acto previsto para las 18, comenzó poco antes de las 19, el mandatario subió al palco acompañado por Juliana Awada y por el candidato a diputado nacional por Juntos por el Cambio, Alfredo Schiavoni. Es el líder local del PRO y sorprendió que no subieran al palco los socios de la UCR, con Luis Pastori y Ricardo Andersen a la cabeza, ni el candidato a diputado de Activar, Pedro Puerta.

El presidente Macri en su visita a Misiones.

No hubo dardos directos hacia la oposición. Pero sí alusiones. Por ejemplo, dijo que el #SiSePuede es “en defensa de la República, por la libertad y contra la impunidad”. Y quizás en referencia al narcomenudeo que Axel Kicillof atribuyó a los más pobres, mencionó la “desgracia del narcotráfico” que “no hay disculpa para aquellos que venden droga, no creemos en ese tipo de moral”.

Una multitud en el el SiSePuede de Posadas.

Y allí surgió desde el público la consigna contra el aborto “sí a la vida” que el presidente tomó al vuelo y repitió “sí a la vida, siempre”. Repitió así un anterior guiño a la consigna de los pañuelos celestes.

“Todos a votar” fue una frase que repitió en tres oportunidades y varias veces en cada ocasión. El jingle de “Mauricio la da vuelta”, sonó en los parlantes luego que Macri interrogó a su audiencia.

Pidió fiscalizar los comicios, cuidar el voto, activar en las redes, buscar a los desencantados que lo acompañaron en 2017, sacudió el fantasma de “volver atrás” con el kirchnerismo y llamó a seducir para que voten los millones que no fueron a las PASO.

“Quiero esta energía convertida en acción, los necesitamos, si están enojados, entendemos, porque estos meses fueron duros, pero por eso no debemos traicionar nuestros valores y hablar con los que no fueron a votar (en las PASO)”, señaló.

Agregó que cuando los hijos pregunten dentro de algunos años ¿dónde estabas papá, mamá, en octubre de 2019? podrán responderles “haciendo historia”, mientras los misioneros que lo escuchaban gritaron “haciendo patria”.

No hubo Cenicienta esta vez, como ocurrió en Tucumán, pero sí un chico al lado del palco, a quien le pidió su cartel que decía: “Estoy acá por mi futuro”. Otro nene rubio se echó a llorar a mares sobre el borde del palco. Macri le preguntó por qué lloraba y el nene, con micrófono abierto, gritó “porque te amo”.

Macri apeló a las veces que visitó Misiones como ingeniero y presidente de Boca, despertando alaridos de adhesión. También hubo cánticos para Juliana quien agradeció con los brazos en alto.

Enseguida, y antes de finalizar su discurso de 20 minutos, el presidente volvió sobre su idea central. “Además de convencer a los que tenemos cerca, que estuvieron con nosotros en el 2017, además de fiscalizar, defender en las redes y comprometernos, hay algo más. Esta votación es la más importante en décadas y tiene que ser con la mayor participación en la historia de la democracia, ¡todos a votar!”, gritó otra vez.

Tras unas palabras de cariño –“los amo con locura, Misiones es una provincia llena de fuerza, llena de ganas, de espíritu emprendedor”– se despidió con gritos de Argentina, sobre un mar de banderas celestes y blancas. Solo un rato de sonrisas desde el palco y partió hacia el Aeropuerto, saludando a Salta, donde estará este jueves por la tarde.




Comentarios