La joven madre del pueblo originario de Misiones estaba presa desde febrera, acusada de haber golpeado a su hija quien habría muerto a causa de fuertes golpes.


Liberaron a Miryam Bogado, la chica mbyá guaraní acusada de la muerte de su beba de cuatro meses. Pasó los últimos ocho meses en la cárcel de mujeres, donde cumplió 19 años.

Tuvo a la beba Estefanía Martínez a fines del año pasado, luego de un parto complicado. La nena estuvo dos meses en incubadora en el Hospital Escuela de Agudos “Dr. Madariaga” de Posadas. Presentaba daños neurológicos severos.

Miryam podrá ahora regresar a su comunidad, en la aldea Pindoití, cerca de San Ignacio el lugar donde quedan vestigios de la reducción de guaraníes fundada allí por los jesuitas. La defensa y las agrupaciones que defienden a Miryam pidieron que no se publique otra vez su foto, para no estigmatizarla. 

La joven acusada del homicidio de su hija. En un principio también estuvo preso su compañero, pero la justicia determinó que solo ella continuara en la cárcel desde el 2 de febrero pasado.

Según forenses del Poder Judicial fueron verificadas las lesiones de fractura ósea de cráneo y tórax, que determinaron la muerte de Estefanía producidas por “traumatismo con gran violencia”.  

Para la defensa de la chica mbyá guaraní, Miryam Bogado que casi no habla español y no contó con un intérprete durante la indagatoria, fue acusada sin evidencias en su contra.

Un reciente pedido de excarcelación, presentado por su abogada, Roxana Rivas, había sido rechazado por el juez de Instrucción N° 7, Carlos Giménez. 

La defensa sostiene que no hay indicios ciertos de la causa de la muerte del bebé, pese a lo cual fue caratulada como homicidio calificado por el vínculo.




Comentarios