Luego del escándolo en el partido Huracán - Guaraní donde los padres de los jugadores se pelearon e insultaron, la Liga Posadeña tomó medidas. 


El presidente de la Liga Posadeña, Nelson Castelli, advirtió que los escándalos y agresiones de los padres de futbolistas infantiles, los partidos se jugarán sin público. También se resolvió que sólo tendrán lugar las competencias en canchas con un tejido perimetral.

Castelli, tras el escándalo que obligó a suspender un partido de la categoría 2006 entre Huracán y Guaraní el sábado pasado, los partidos ya no se jugarán en canchas sin perímetro que separe a los padres de los futbolistas.

Nelson Castelli, Liga Posadeña de Fútbol

No va haber sanciones para los clubes, pero sé se les va cambiar de estadio. Los partidos se van a terminar jugando en los estadios de la Liga que tengan perimetral para separar a los padres de los chicos y de persistir estas actitudes, lamentablemente se jugará sin público”, afirmó el dirigente.

El sábado en cancha de Huracán, el árbitro Lucas Suárez, decidió suspender el partido debido a un intercambio de insultos entre los padres de ambas parcialidades, cuya violencia llegó hasta el campo de juego cuando algunos comenzaron a gritar a sus hijos “partile, rompele, pegale”.

“Lo primero que tratamos de transmitirles a los chicos es una escuela de valores. El buen comportamiento, el ser amigos, educados, valores que va logrando el niño a través de sus compañeritos en el fútbol. Hechos como el del fin de semana alejan a los propios niños del fútbol cuando ven insultando a sus padres desde las tribunas”, -señaló. Castelli dijo que algunos padres hacen bullyng contra los propios compañeros de sus hijos.

“Hay algo más grave y es que atacan a los mismos compañeritos de sus hijos, a los que integran el mismo plantel que sus hijos. Hay como un bullyng dentro del mismo equipo por sus padres. Cuando termina el partido atacan al técnico y le dicen ‘aquel no puede jugar, ese gordito es un desastre’”, señaló.






Comentarios