Leopoldo Borovski fue procesado por el femicidio de quien fuera su novia, Fiorella Aghem. Todas las pruebas apuntan a que fue él quien estranguló con un cable a la joven de 21 años hace tres meses en San Vicente.


Hace poco más de 3 meses y tras un par de días de búsqueda se encontró el cuerpo sin vida de Fiorella Aghem, quien apareció desfigurada en una chacra en San Vicente. Por el hecho detuvieron a su ex novio, Leopoldo Borovski, un muchacho de 21 años que ya tenía antecedentes por violencia de género. Días atrás la justicia le dictó prisión preventiva al único sospechoso de brutal asesinato y para su familia, no caben dudas de que él es el asesino.

Tengo miedo de que me mate, me ahorcó con un cable, me hizo ver las estrellas”, fue uno de los tantos pedidos de ayuda que la víctima había enviado a sus amigos. Mensajes y audios, de WhatsApp, de sus allegados se suman a las cámaras de seguridad de distintos puntos de San Vicente donde se observa a Borovski y a Fiorella.

La madre de Fiorella pide justicia

Según dijo Mercedes Pereyra Gómez, mamá de la víctima, para ellos la relación estaba terminada desde julio de 2018. “Para nosotros esto es un calvario. Llegar a la casa después de trabajar y encontrarme con su ausencia es muy duro. Es algo que todavía no puedo superar”, dijo.

Fiorella Aghem

En la charla con Radio Libertad, la mujer se mostró conforme con el accionar de la Justicia hasta el momento y tras conocer el último viernes que le habían dictado prisión preventiva a quien considera es el asesino de su hija. Para ella no hay dudas y dijo también que se está investigando la posible colaboración de otra persona. “Además de la camioneta blanca donde se los ve, investigan un auto gris en la zona de la ruta 13, no sé si es un familiar o un amigo”.

Al recordar cómo ocurrió todo dijo que la última vez que vio con vida a su hija fue el 28 de febrero a las 21:15 cuando salió de su casa para ir a lo de una amiga quien le había prestado apuntes para la facultad.

El doloroso último adiós a Fiorella

Lo raro y antesala del horror pasó horas después cuando la joven no aparecía. La mujer contó que al otro día llamó al papá de la chica, de quien está separada y que juntos fueron a la comisaría a hacer la denuncia. Reiteró que en un principio no tuvo colaboración de la policía y que finalmente con el correr de las horas sumaron a la Justicia y a los canes, que hallaron los restos de su hija.

Fiorella estaba desfigurada, semi enterrada y con un cable alrededor del cuello. Su ex novio estaba en Brasil participando de un evento de autos, incluso sacándose fotos, muy sonriente. “Cuando nos enteramos que este muchacho se había ido a Brasil comenzó la desesperación. El lunes al mediodía la encontraron y era lo que nosotros esperábamos. Cuando no apareció yo ya imaginé lo peor, porque ella nunca pasó un día fuera de casa. Este desgraciado le llevaba por la chacra, era tal la amenaza que le hacía que creemos que por eso mismo, ella no contaba lo que le pasaba” dijo la señora.

El femicida Borovski

Para la familia esa mala relación entre su hija y el asesino había terminado en julio de 2018. La sorpresa fue mayor cuando avanzó la investigación y se enteraron que seguían viéndose. “Después supimos que él la estrangulaba y le dejaba sin aire en varias oportunidades. Es un psicópata. Vamos a luchar que esto salga a la luz y que este tipo pague y tenga una condena firme. Vamos a luchar hasta que esté en la cárcel pagando por lo que hizo. Yo no sé si la dejó a mi hija ahí con vida o sufriendo. Es algo aberrante, no tiene corazón, no se puede explicar qué tipo de persona es esa”.

Sobre las pruebas Mercedes dijo que hay cámaras de seguridad y videovigilancia que los ubica a ambos – su hija y Borovski – en una pizzería, en la terminal y luego testigos que aseguran haberlos visto por la zona de la ruta 13, donde también aparece un auto gris.






Comentarios