Es para facilitar los contratos de compra-venta. Santiago Ross, presidente del IPRODHA,  explicó el proyecto de mediación para la regularización dominial. El mismo busca beneficiar a propietarios de terrenos y gente que desee adquirir las tierras. 


El titular aprovechó también para dialogar acerca de los avances urbanísticos que se desarrollan en el barrio Itaembé Guazú. En ese sentido indicó que se reunió con el Gobernador Hugo Passalacqua para tratar acerca de las obras.

En Itaembé Guazú se ejecutan diversas infraestructuras en espacios públicos como ser la comisaría, la escuela, un hospital y la estación de bomberos. “Vamos a trabajar en espacios de deportes para que los chicos comiencen a ocupar sus ratos libres haciendo actividad física y se relacionen con los demás. El deporte y la escuela son ámbitos importantes donde los niños establecen vínculos”, agregó Ross en comunicación con FM República.

Respecto al proyecto sobre “mediación para la regularización dominial”, el presidente de la entidad indicó que surge a partir de diferentes problemáticas relacionadas a los asentamientos en tierras privadas donde el instituto no puede intervenir. “Hubo casos en los que actuamos de mediadores entre los que se interesaron en vender sus tierras y en aquellos interesados en adquirirlas. Le ahorramos tiempo y costos a los vecinos”, explicó.

Según señaló, la iniciativa es intentar acondicionar cada situación de manera que se acaten de mayor manera posible a las normas vigentes, siempre y cuando el propietario de los terrenos acceda a venderlos y los ocupantes decidan comprarlos. “Los municipios apoyan esta propuesta porque es lo mejor que se puede hacer frente a dichas circunstancias. El propietario le vende la tierra a cada uno de los ocupantes, el IPRODHA colabora con la gestión de las mensuras, gastos notariales y elabora el contrato de compra-venta. Cuando se cancela el mismo, el título de propiedad ya está a nombre de la familia que ocupa el terreno”, especificó.

Un limitante a la hora de realizar todo este proceso, dijo, es que en la gran mayoría de los casos esos terrenos poseen deudas fiscales atrasadas, por ende la “transacción” no puede producirse sin antes recomponer los pagos vencidos. “Si el dueño no puede o no quiere asumir ese riesgo, el IPRODHA lo ayuda a financiar y así ponerse al día con el fisco. Es una herramienta más que permite facilitar la operación comercial entre las partes. Hoy día, la brecha entre la posibilidad real y la disponibilidad cada vez se hace más grande”, afirmó Ross.






Comentarios