El hermano de la víctima señaló supuestas irregularidades en la investigación policial y advirtió sobre un posible encubrimiento en la causa.


La muerte de Julia Ester Brítez, la joven de 18 años cuyo cuerpo fue encontrado en un arroyo en Cerro Corá, podría convertirse en un nuevo femicidio, o al menos, un asesinato, según lo denunció su hermano Juan Carlos, que apuntó a supuestas irregularidades en la investigación de la policía y del juez de instrucción Ricardo Balor, para quienes se trató de una muerte accidental.

Según la versión de la policía, que sería avalada por el juez Balor, la joven cayó accidentalmente de un puente y se ahogó en un arroyo sin nombre en cercanías de la casa de la abuela de la víctima. Sin embargo, Juan Carlos descree de esa hipótesis, señalando que el cuerpo presentaba múltiples fracturas –en cráneo, fémur y costillas- que no se condicen con la caída que la Justicia pretende sería la que sufrió la joven.

Lugar en el que hallaron a Julia Ester Brítez, Cerro Corá

En cuanto a la asfixia mecánica por inmersión, Britez señaló que la autopsia aún no está concluida, pero, además, no se encontró agua dentro de los pulmones de su hermana, lo que da por tierra con la idea del ahogamiento accidental. En una asfixia por inmersión, lo esperable es encontrar agua dentro de los pulmones del occiso.

Por otra parte, según Britez, aún no se concluyeron los exámenes bioquímico y toxicológicos y otros tendientes a confirmar o descartar un ataque sexual previo al fallecimiento de la joven, que, padecía de un leve retraso madurativo. “A Julia la mataron. Hay gente que sabe mucho y otra que sabe muy poco”, comentó Juan Carlos, en diálogo con MisionesCuatro.

Además, el hermano de Julia insistió en que el cuerpo fue encontrado a 40 metros del lugar donde se habría producido la caída, lo que es extraño teniendo en cuenta que el cauce del arroyo no es tan profundo y existen numerosas piedras, que impedirían un movimiento de tantos metros. Asimismo, la caída de ese puente sería inferior a los dos metros, lo que también hace difícil pensar en que Julia Ester pudo sufrir todas las fracturas que presentaba el cuerpo. “Había un testigo policía, que vio el cuerpo. Y las personas de la funeraria que vieron el cuerpo totalmente golpeado”, comentó el hombre, dando cuenta que su abogado aún no pudo hablar con estos testigos.




Comentarios