La Cooperativa de Citricultores de Misiones (CCAM) planea usar cáscaras y pulpa para generar energía a partir de biogas.


La Cooperativa de Citricultores de Misiones (CCAM) se propone generar energía a partir de los residuos que genera su planta industrial ubicada en Leandro N. Alem. El proyecto consiste en utilizar restos de pulpa, cáscaras y otros materiales que surgen del procesamiento de las frutas, para generar algo más de un mega de energía, el doble de lo que consume su planta. Evaluan vender el excedente a otras industrias de la zona o colocarlo en el sistema interconectado. La inversión inicial estimada es de un millón y medio de dólares.

La Cooperativa de Citricultores trabaja desde hace más de dos años en la posibilidad de generar energía a partir del aprovechamiento de los residuos que resultan del procesamiento de las frutas, especialmente de las que se usan para la elaboración de jugos. Este proyecto pretende utilizar como sustrato los residuos cítricos, presentes en dos formas, líquida y sólida, para la producción de biogás que se destinará a la generación eléctrica.

Se prevé una inversión inicial que ronda el millón y medio de dólares, que se recuperaría en un plazo estimado de dos años a partir del aprovechamiento en la propia planta de la mitad de la energía generada y la venta del excedente, que podría darse en forma directa a otra industria o al sistema integrado.

Desde hace dos años, el proyecto se viene trabajando tanto dentro de la institución como interactuando con especialistas de instituciones como el INTI, la UNAM y empresas privadas de la Argentina, Brasil y de una fundación alemana.






Comentarios