Fue tras la denuncia de una mujer que notó el desagradable contenido de las chipas. Bromatología clausuró el puesto.


Personal de Bromatología de la localidad de Jardín América clausuró un local de caburé debido a que comercializaban sus productos con pequeñas larvas y gusanos. Fue tras la denuncia de una mujer que se había acercado a comprar en compañía de su hijo y notaron el desagradable detalle en el interior. Al respecto habló el titular de Bromatología, Luis Ángel Bartel.

Si no se hacen los controles, ocurren estas cosas. El producto no estaba donde debería estar. Lo pusieron en un recipiente de vidrio que, cuando lo abren, el calor y la humedad hacen que se acerquen muchas moscas a depositar sus huevos”, manifestó. El titular de Bromatología además indicó que el producto, que además contenía un relleno de carne, haya tenido de 24 a 48 horas desde su elaboración y no se encontraba a temperatura adecuada.

Chipa so’o infectada con larvas y gusanos

El hecho se registró el pasado viernes y luego se procedió a revisar el puesto de comidas. “La señora, al hacer la denuncia, detalló con precisión dónde se encontraba el local. Llegamos al lugar y al no tener otras opciones, tuvimos que clausurar el negocio”, aseguró Bartel.

En cuanto a las cuestiones a tener en cuenta respecto a la comercialización de comestibles, Bartel dijo que es necesario “tomar todas las precauciones” y apuntó directamente a la presencia de insectos. “El local, tras haber realizado anteriormente inspecciones continuas, estaba en condiciones pero en ese momento no estaban los dueños y la responsabilidad recayó sobre el empleado”, afirmó.






Comentarios