Durante la misa de despedida el arzobispo Stanovnik pidió atención para quienes carecen de pan, trabajo y seguridad.


El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik, celebró en Santa María la Mayor de Roma la misa de clausura de la visita ad limina que el obispo de Posadas, Juan Rubén Martínez, realizó a la Santa Sede junto a sus colegas de Iguazú Marcelo Martorell y de Oberá Damián Santiago Bitar. 

Obispo de Posadas, monseñor juan Rubén Martínez

Stanovnik encomendó a la Virgen el pedido de “una convivencia más fraterna, más justa y más atenta a muchas personas y familias que padecen la falta de pan, de trabajo y de seguridad”. También asistieron 32 obispos del NEA, Litoral y La Plata. 

“Tenemos que aceptar que el pontífice es el Papa de todos y sucesor de Pedro”, pero en la reunión con el pontífice pudieron tratar muchos de los problemas de la Argentina. según dijo el obispo posadeño a Radio Tupambaé.

El prelado relató a Radio Tupambaé que visitaron la Basílica de San Pablo, luego de la Catedral de Letrán, en la Basílica de San Pedro y en Santa María la Mayor, donde celebraron misas relacionadas con su visita ad limina. 

En cuanto a la visita del Papa a Argentina, Martínez dijo  que el Papa les contó en la reunión que tiene muchos compromisos aún para este año, visitas pautadas a varios lugares de África. “Monseñor nos recordó que nosotros tenemos que alentarlo a Francisco a que sea el Papa de todos, porque más allá que Francisco tenga un ‘corazón argentino’, es el sucesor de Pedro y como sucesor está para confirmar la fe de todos“, agregó el obispo de Posadas.




Comentarios