El pedido se debe a que en los colectivos viaja gente parada y sin seguridad. 


A raíz del comienzo del año lectivo, los alumnos que suelen viajar a las universidades con cierta regularidad, los colectivos se llenan y por tal motivo hay gente que hasta viaja parada. “El 20% de aumento, las pocas frecuencias y las largas esperas tanto en Paraná como en los rondines que de ciudad universitaria, en Santa Fe, implican cuatro horas muertas en nuestra vida cotidiana en la que no podemos estudiar, no podemos trabajar, no podemos hacer nada más que no sea esperar un colectivo”, contaron algunos usuarios.

Luego, en una nota realizada por ElOnce, los estudiantes comentaron: “Cuando no llegamos a tomar el colectivo en ciudad universitaria, tenemos que ir hasta la terminal de Santa Fe, lo que implica tomar otro colectivo urbano que también nos insume un costo de dinero todos los días, y ni hablar del tiempo que gastamos en ir y volver”, comentó Jimena Burlot, estudiante de Ingeniería.

“Dicen que esta dimensión de pasajeros es ocasional de esta época del año, y eso no es así. Voy todos los días a cursar, y siempre es así”, comentó la joven, al tiempo que denunció: “Disminuyó la frecuencia de los rondines en ciudad universitaria”.

Por su parte, desde la Comisión de Coordinación de Transporte Santa Fe – Paraná propuso que pasajeros que viajan en colectivos hacia ambas ciudades lo puedan hacer parados cuando se supera el número de asientos. Pero el ofrecimiento de los empresarios fue considerado un “retroceso” entre los usuarios.

Pasajeros usuales del trasporte Paraná – Santa Fe piden viajar seguros. Foto: El once.

“La alternativa más fácil es la de viajar parado”, señaló al estudiante, al tiempo que comentó: “Viajaríamos como borregos en un camión”.

De este modo, los usuarios del servicio insisten en la búsqueda de alternativas “seguras”. “Generar las condiciones mínimas de seguridad, viajar sentados en un colectivo, y los días de mucho calor, poder contar con aire acondicionado”, solicitó el vocero de los universitarios. En la oportunidad, los estudiantes solicitaron la incorporación de las autoridades de la Universidad Nacional del Litoral, al reclamo.

“Los estudiantes nos sentimos muy solos”, denunció Alegre, al tiempo que bregó por “involucrar a las municipalidades de Paraná y Santa Fe, a la UNL, en tanto instituciones involucradas en la problemática”, agregaron. 






Comentarios