La dueña estima que las pérdidas rondarán los 200 mil pesos y por le momento atienden en la vereda. 


Un joven dejó su moto estacionada en una vereda de Paraná, fue incendiada de manera intencional y el fuego alcanzó a un comercio que ahora corre riesgo de cierre por los daños y pérdidas que sufrió. 

El episodio se produjo durante la madrugada del martes en la intersección de Sebastián Vásquez y Libertad cuando un joven fue a visitar a su novia, según detalla Elonce

El incendio se propagó hacia la verdulería que lleva nueve años abierta en ese lugar. Esto probocó daños en la edificación pero los dueños señalaron que también en la mercadrería ya que tuvieron que descartarla porque las alcanzó el humo y las cenizas. 

Los comerciantes estiman que el total del daño representará unos 200 mil pesos, esto se basa en la reposición de mercadería, muebles y refacción del local alquilado para poder volver atender a los vecinos. 

La moto estaba atada en el poste que da a la ventana del comercio.

La dueña del local, Andrea Trivelli contó que el dueño de la moto la dejaba atada a un poste que da a la ventana de la verdulería y resaltó que el hombre no se acercó al lugar para ver que había pasado sino que “al contrario, vino con prepotencia a retirar el esqueleto de la moto”.

Ante esta situación, la comerciante hizo su descargo en Facebook: “Cada mañana cuando me levanto, le doy gracias a Dios por un día más de vida. Como lo hice hoy, a pesar del dolor que siento porque nos dejaron sin trabajo“, empezó su relato y enfatizo: “Sólo le digo a la persona que prendió fuego la moto, e hizo que nuestro local se quemara por completo, le digo que no sabe que muchas familias trabajan en el lugar“.

Descargo de la dueña de la verdulería.

“El fuego afectó a dos balanzas, al aire acondicionado y el techo del local. El fuego llegó hasta el baño y la destrucción es total, prácticamente, no sirve absolutamente nada”, detalló y señaló: “La mercadería ya no sirve porque se contaminó”.

Pero lejos de resignarse, Andrea y los trabajadores siguen adelante con la verdulería. “Estamos trabajando en la vereda hasta poder reconstruir el local. Duele porque son muchos años de sacrificio y las personas que nos conocen, saben que empezamos desde abajo y con mucho esfuerzo”, contó.






Comentarios