El sujeto fue detenido y la Justicia investiga casos similares en la capital entrerriana.


Una trabajadora sexual denunció ante las autoridades a un taxista por “privasión ilegitima de la libertad”. En un confuso episodio, la Policía logró dar con el acusado y lo detuvo. 

Según detalla La Voz, este episodio no sería el primero que ocurre en Paraná. La víctima denunció que fue agredida y que el conductor no la dejó descender del auto. Al rastrear el vehículo, la Policía dio con el dueño del rodado pero este señaló que él no lo conducía, sino que lo realizaba un chofer. 

Luego, se localizó al supuesto conductor pero este involucró a una tercera persona. Este último fue detenido porque coincidía con la descripción que dio la mujer y, además, estaba “arañado y golpeado”. Estas lesiones habrían sido producto de las acciones de defensa de la víctima. 

En la causa también quedó vinculado el dueño del taxi ya que deberá explicar porque el auto era conducido por una persona no autorizada.






Comentarios