El joven contó que hizo el día anterior y remarcó que se durmió al volante. Además informó que se va de Paraná.


A casi dos meses del accidente de tránsito que ocasionó la muerte del jugador de Atlético Peñaron de Paraná, Silvestre “Maka” Taborda, habló el conductor del auto que chocó en avenida Almafuerte y Deán J. Álvarez el pasado 18 de noviembre. 

“Iba por Almafuerte, y me dormí”, sostuvo Ulises Truffel, el joven de 22 años que manejaba el Chevrolet Celta que atropelló y mató a Taborda, e hirió a otros dos jóvenes, según diálogo con Elonce.

“Maka” jugaba al fútbol en un equipo de Paraná.

El conductor detalló que el día antrior había trabajado todo el día. “Salí a las 17, fui a lavar el auto. Después estuve en casa de una amiga, me quedé ahí hasta las 6, cuando iba por Almafuerte, me dormí”, detalló y remarcó: “No soy un asesino“.

Al mismo tiempo, contó que no se acuerda que pasó los momentos previos al accidente fatal y que se despertó cuando impactó contra los autos. En esa línea sostuvo: “Nunca había visto a la persona fallecida”.

Al dormirse, el auto chocó contra dos vehículos estacionados sobre la Avenida. “El auto que choque era el de mi vecino. Él siempre nos denunció porque decía que nosotros vendíamos droga, pero nada que ver. Mi viejo y yo somos laburantes de la mecánica”, contó el joven que está imputado por “Homicidio imprudente”.

El accidente provocó momentos de tensión y el mismo Truffel contó que se puso “a pelear con el otro muchacho”. “Nunca pensé que había pisado a una persona”, señaló.

Truffel aseguró que se durmió y despertó cuando chocó contra los autos estacionados.

En relación a los minutors posteriores al choque que terminó con la vida de Maka, el conductor detalló: “Cuando me bajé del auto y vi al muchacho. Uno me dijo: ‘Vos estás bien’ y empezó a pegarme. Una chica que estaba con él, que supuestamente estaba quebrada, me llevó hasta dentro del auto y me dice ‘quédate acá porque te van a matar'”.

Al preguntar por el estado de salud del peaton, la dijeron que no tenía pulso: “Me quedé quieto. Cuando me quise bajar de nuevo, me caí desmayado. Cuando desperté estaba en el hospital”, contó.

Siento lo de la otra familia, porque si hubiera sido al revés, para mi papá también hubiera sentido un dolor terrible. Sé del dolor por perder una persona, pero hay que enfrentarlo y seguir para adelante”, señaló y aseguró que tuvo intenciones de acercarse a la familia de Taborda pero la Justicia le negó cualquier contacto con ellos.

Además, señaló que nunca tuvo un accidente y volvió a repetir: “No soy un asesino, nunca tuve una causa por nada, fue mi primera vez en todo y todo esto me cambió la vida”.

En cuanto a su futuro, el joven contó que se irá de Paraná y remarcó la importancia de descansar bien a la hora de conducir: “Vayan a dormir a su casa, porque una noche te cambia la vida completa. Yo tenía mi trabajo mis cosas y tuve que tirar todo”.






Comentarios