Su vida sigue en riesgo, pero el prematuro ya se alimenta por sonda en el Hospital San Roque. 


Lentamente mejor la salud del bebé abandonado en Hernández. Si bien su vida sigue en peligro, los médicos notaron una leve mejoría. Su mamá, fue trasladada al Hospital San Roque de Paraná para estar junto al pequeño y lo alimenta por medio de una sonda. 

El menor fue identificado como Thiago Valentino y pesó 1,600 kilos cuando ingresó al hospital ya que nació a la semana 34 de gestación. El recién nacido fue abandonado en una bolsa de arpillera y envuelto en trapos viejos. 

Thiago Valentino se recupera lentamente.

El bebé sigue grave y si bien tuvo una leve mejoría, permanece bajo riesgo de vida como consecuencia de una infección bacteriana severa“, detalló Marcelo Itarte, jefe del hospital materno infantil, a Elonce.

Además señaló que la madre, de 18 años, lo alimenta con una sonda ya que es la manera más eficiente y segura para que el bebé reciba una buena nutrición.

La madre llegó al San Roque acompañada por personal de Copnaf. Estos están evaluandola para “determinar si es posible o no, el vínculo de la madre con el hijo”, según aseguró Gabriel Leconti, coordinador en Paraná.

Al mismo tiempo señaló que el propósito del organismo es “velar y garantizar los derechos de este recién nacido, además de acompañar a la madre, desde la atención y contención psicológica, porque es una situación bastante complicada”.






Comentarios