"Está claro que no partieron de un teléfono nuestro", aseguró el intendente de la ciudad de Paraná. 


En relación a la causa por amenazas al juez Federal Leandro Ríos, y a los periodistas Daniel Enz y Rubén Almará, se le secuestró a Varisco y a su hija los teléfonos celulares para corroborar datos. 

El secuestro de los teléfonos sucedió el pasado viernes y se la involucró a la hija, teniendo en cuenta que trabaja en el área de Presidencia del Municipio. 

Al pasar los días de tal secuestro, se supo este jueves que las amenazas salieron desde dentro de la comuna de un teléfono que no es de la flota de números del gobierno y que estaría a nombre de Griselda Bordeira, prensa desde el 4 de junio en la causa que vincula a la gestión con narcobanda liderada por Daniel “Tavi” Celiz. 

Sin embargo, la expolicía, negó que el teléfono fuera de ella. 

Ante esto, Varisco habló con Ahora y dijo: “quedó claro y aclarado que no partieron de ningún teléfono municipal y nosotros hicimos la denuncia que recibimos nosotros. Es un tema que, no está concluido, pero muy claro para nosotros“. 




Comentarios