"Nos faltan revoques, los pisos, muchas cosas, pero no podíamos seguir manteniendo una familia y pagar un alquiler", relató una de las chicas. 


Dos hermanas de la localidad de Paraná se construyeron su propia casa por estar cansadas de pagar alquiler y mantener la familia de por medio. Se mudaron en junio y actualmente se encuentran habitando el hogar aunque todavía hay detalles sin terminar. 

“Nos mudamos en junio, así, como estamos”, reveló a Elonce TV, Judit Báez, quien junto a su hermana, Fanny, construyó su propia casa de 100m² en la zona de loteos conocida como Altos del Paracao, en Paraná.

Judit, de 28 años contó que si bien les falta el revoque, los pisos y muchas cosas más, ya era hora de mudase porque no podían seguir manteniendo una familia y pagar un alquiler en simultáneo.

Dos hermanas lograron construir su propia casa. Foto: El Once

“Estamos contentas porque ya estamos acá, si bien a la casa le falta, de a poquito vamos a terminar con lo que falta”, agregó su hermana y agregó: “La idea es terminarla lo antes posible porque nos da un poco de vergüenza tener la casa así -se confiesa- porque estábamos acostumbrados a estar en lugares a estrenar, pero nunca fueron nuestros. Y ahora cerramos los ojos y decimos ‘es nuestra”. 

Las jóvenes contaron que el sueño de tener una casa propia comenzó a mediados del 2015, cuando salieron adjudicadas  en el último sorteo del Plan Procrear y no pudieron llegar a hacer nada. “Fue por un tema de plata, y un montón de cosas. Cuando presentamos una prorroga durante este gobierno, fue rechazada y quedamos fuera del programa”, rememoró.

De esta manera, decidieron comenzar con medios propios y el primer desembolso que les había dado el banco, y empezaron a tomar clases con su padre que es Maestro general de obra, el mismo que les enseñó absolutamente todo en relación a la albañilería, y de a poco fueron construyendo su propio hogar. 

Dos hermanas lograron construir su propia casa. Foto: El Once

“No sabíamos nada, pero gracias a mi papá fuimos aprendiendo de a poquito. Nos enseñó a hacer las bases, los pozos, comprar los materiales, las proporciones para prepararlos, a pegar los ladrillos y sacar niveles”, recordó la joven agradecida y contenta por lo que está viviendo. 




Comentarios