Funcionarios municipales pidieron moderar el uso tras la ruptura de una bomba extractora en Toma Grande.


Tras la bajante del río Paraná, se confirmó este lunes que una de las bombas extractoras de agua cruda de Toma Grande se rompió en el Muelle N°1 y otra está siendo reparada, por lo que comenzaron con las tareas de restauración y dragado en la zona.

Según informó ElOnce, mientras arreglan los inconvenientes que se produjeron en la jornada, se confirmó desde el municipio que habrá multas para aquellos vecinos que derrochen agua durante las mejoras.

Continúan las obras en el muelle N°1 en Toma Grande (ElOnce)

“Es una situación delicada, grave. El río en estos últimos días bajó hasta diez centímetros en tres días e hizo que una de las bombas que lleva agua a la planta ubicada en la zona del Cristo, hoy esté inutilizada, una por la bajante y otra porque la misma sedimentación hizo que la bomba se rompiera”, informó Roberto Sabbioni, director del Centro de Integraciones de los Servicios Públicos de la municipalidad de Paraná.

El funcionario de la capital entrerriana afirmó que si bien la bomba “se está reponiendo”, el estado es complejo dado que “por la canalización no está entrando nada de agua”.

El nivel del agua del río Paraná cayó 10 centímetros en tres días (ElOnce).

“El resto de las bombas que llevan agua al Echeverría trabajan con normalidad y se está colocando otra bomba con mayor cantidad de producción de agua a los efectos de que se sienta menos el inconveniente”, remarcó Sabbioni, que estimó que para el próximo martes la situación podría estar normalizada.

El subdirector municipal de Saneamiento, José Borguello, destacó que quienes participaron de la reparación de la bomba “trabajaron 12 horas continuas y la altura del río amerita bajar un metro más para generar mayor producción”.

“Trabajaron 12 horas contínuas”, valoró el subdirector de saneamiento, José Borguello (ElOnce).

“Colocamos una bomba de mayor caudal en el muelle que llega agua a la planta Echeverría para aumentar la producción”, aseguró respecto al recorrido que se realizó para vigilar la presión del agua en los barrios entrerrianos.

A su vez, Borguello consideró que: “Se levantó la presión para que se llenaran las reservas en las zonas altas de San Agustín, Padre Kolbe, Mercantil, barrio El Sol, La Floresta, Bajada Grande. Y este lunes le levantamos la presión a la zona Este de la ciudad, todo lo que es Paraná XIV y Aatra, donde ayer tuvieron baja presión”.

Aseguran que el próximo martes podría restablecerse el servicio (ElOnce).

Por otra parte, ambos funcionarios de Paraná pidieron que los vecinos de la capital se solidaricen con la situación ya que las zonas “a las que se llega únicamente por bombeo”, aún padecen la situación, como son “Lomas del Mirador, Aatra, Seminario, Kilómetro N°5 y Mercantil”.




Comentarios