"No soy violador", había confirmado el condenado en el medio del juicio que inició una joven de 27 años.


El juicio oral y público al periodista Lucas Carrasco por “abuso sexual agravado”, que comenzó el miércoles pasado, llegó este miércoles a su fin, en donde la jueza que llevó adelante la causa, otorgó nueve años de prisión para el acusado.

El Tribunal Oral y Correccional N°9 tomó esta decisión en base a la denuncia de Sofía Otero, la joven de 27 años que reveló que el hombre la había penetrado analmente a la fuerza. 

Fue Ana Dieta de Herrero, la jueza que determinó el pedido de pena de la querella, que ya había adelantado que no iba a solicitar la máxima que ameritaba para este tipo de delito, que asciende a los 15 años de cárcel.

En la primera audiencia de este debate, el miércoles pasado, el fiscal que interviene en el proceso, Ariel Yapur, pidió una pena de 7 años de prisión por considerar probado que el ex panelista de “6, 7, 8” sometió a una joven sin su consentimiento en 2013.

En tanto, la querella, que representa a Sofía Otero, una de sus víctimas, solicitó al Tribunal que condene a una pena de 9 años de prisión al periodista, a quien se lo acusa de “abuso sexual agravado”, un delito para el que el Código Penal prevé penas que van de 6 a 15 años de prisión.

La jueza que conduce este debate fue parte del Tribunal que, en julio pasado, condenó al rockero Cristian Aldana a 22 años de prisión por abuso sexual y corrupción de menores.

Según relató Sofía Otero en la primera audiencia del juicio, en 2013 Lucas Carrasco la había contactado por la red social Facebook y, luego de un intercambio, quedaron en que ella iría al día siguiente al departamento del periodista en Palermo para consumar un encuentro sexual.

El 21 de febrero de 2013, antes del mediodía, Otero llegó a la cita y, luego de esperar unos 40 minutos en un bar a que la hermana de Carrasco abandonara el departamento, subieron y consumaron un acto sexual consentido.

En un momento quedé boca abajo, pegada al colchón, y entonces me penetró analmente, sin mi consentimiento, con mucha fuerza, y empecé a gritar que parara, que me dolía pero él siguió con más fuerza”, describió Otero rompiendo en un llanto que se prolongó durante toda su declaración.

En la audiencia, Carrasco optó por declarar pero sin responder preguntas, ni brindar detalles del episodio: “No soy un violador. La mera aparición de esa palabra es una situación vergonzosa. Puedo tratar mal a alguien o ser irrespetuoso, pero no cometer un delito”.

“Nunca he recibido una denuncia por violencia de género. Perdí mis trabajos por la denuncia. No soy una persona violenta”, agregó el periodista, que actualmente reside en la ciudad de Paraná.

El otro caso por el que es juzgado el periodista y ex panelista en este juicio corresponde a una joven que pidió mantener su identidad en reserva.

Si vos o alguien que conocés vive alguna situación de violencia, llamá gratis al 144 o buscá algún centro de atención cercano.





Comentarios