Una pareja denunció el robo de una moto, la policía realizó un operativo encubierto exitoso.


Personal policial de Paraná logró detener a una mujer que junto a su hijo realizaban robos para luego cobrarle a sus víctimas para devolver las pertenencias. En el momento del arresto los vecinos del barrio agredieron a los uniformados.

Luego de que una pareja denunciara el robo de una moto CG 150 cc. y que los delincuentes llamaban exigiendo dinero, la policía planeó un operativo encubierto para atraparlos y recuperar el vehículo.

Moto robada (Foto: AHORA).

De esta manera coordinaron el encuentro en la esquina de Blas Parera y Zavalía, según detalla AHORA. Al lugar se acercaron dos policías, un hombre y una mujer, vestidos de civil simulando ser los dueños de la moto.

“El personal restante organizó un operativo cerrojo“, detallaron desde la Policía. En el lugar había una mujer “morocha con cara descubierta” con una moto que no era la robada.

Madre e hijo quedaron demorados (Foto: AHORA).

Fue demorada pero se resistió a identificarse y rompió su celular. En los alrededores, la Policía detectó a “un masculino, a cara descubierta, a quien se lo identifica como hijo de esta mujer, conocido por los policías”.

Este se dio a la fuga e ingresó a una casa en calle Santa María de Oro, los uniformados ingresaron a la propiedad y detuvieron al sospechoso. Al mismo tiempo secuestraron la moto en la que se movía y otra con las características del vehículo robado.

Cuando se concretó la detención, los vecinos del barrio comenzaron a “ofuscarse” y “a atentar contra los funcionarios policiales”, pese a esta situación lograron cumplir con su deber.




Comentarios