La joven de Paraná denunció tres episodios de inseguridad en menos de un mes. 


Una vecina de Paraná decidió mudarse luego de vivir tres episodios de inseguridad y que la Policía no actuara, al contrario la acusaron de “provocar” a los ladrones con las calzas que usaba. 

La joven detalló a ElOnce los violentos episodios que sufrió en calle Pedro Rico. Hace menos de un mes le robaron a su pareja que estaba en su auto al frente del departamento de Iara. 

la Policía la acusa de “provocar” a ladrones por usar calzas.

Como habían visto a los delincuentes, se acercaron a la Comisaría 10ª para radicar la denuncia y que los detuvieran. Pero esto no bastó ya que una semana después, estas personas intentaron ingresar a su casa. “Barretearon la puerta y me dijeron que eran los mismos, junto con otras personas. En total eran seis. No pudieron ingresar, pero rompieron”, detalló la joven.

El pasado miércoles, los ladrones volvieron a intentar ingresar a la casa de Iara rompiendo la puerta y las ventanas pero fueron descubiertos por la Policía cuando se disponían a ingresar. “Volví a hacer la denuncia y cuando me preguntaron por qué estaban ensañados conmigo, les dije que no sabía, que quizás era por la cantidad de denuncias que había hecho”, contó. 

Pero la respuesta que recibió por parte de las autoridades fue repudiable ya que la señalaban como la “responsable” de que los ladrones insistieran con robarle. “Uno de los policías, riéndose, me dijo: ‘Pasa que vos sos llamativa, con las calzas que te ponés‘”, manifestó la vecina.

la Policía la acusa de “provocar” a ladrones por usar calzas.

“Suelo ponerme calzas coloridas, como toda chica de 24 años. Voy al gimnasio así. Al trabajo voy de otra forma, pero no puedo estar pensando si me pongo esta calza me van a violar. No tengo seguridad en mi casa y por eso tuve que mudarme“, relató la vecina que consideró la respuesta recibida como “una falta de respeto”.

Al mismo tiempo informó que “en Fiscalía me tomaron otra denuncia y estoy esperando qué solución me van a dar” ya que recibe amenazas de muerte pero quienes deberían investigar solo “se ríen”.

Ahora Iara volvió a vivir con su madre que teme por lo que le pueda pasar. “Mi hija trabaja para hacer su vida y pagarse el alquiler, pero tuvo que venirse a vivir conmigo”, contó y repudió: “Como un policía le va a decir que los provoca para que le vayan a robar“.





Comentarios