El hecho ocurrió en Campo Grande. Fue el chofer del micro quien dio aviso a la policía.


Tras el llamado de un chofer de colectivo urbano, efectivos policiales detuvieron a Andrea T. de 26, quien se encontraba en el transporte público en estado de ebriedad y estaba causando disturbios que ponían en riesgo su integridad y la de los demás pasajeros. Fue en el kilómetro 10 de la Ruta 8 de Campo Grande.

Daniel R, el chofer del colectivo fue quien llamó al 911 cuando la pasajera en aparente estado de ebriedad quería tomar el volante del ómnibus y provocaba disturbios, poniendo en riesgo su vida y la de los demás pasajeros. Los policías llegaron hasta el lugar donde circulaba la unidad e intentaron dialogar con la mujer.

La joven, al ver a los policías, descendió del rodado e intentó agredirlos, siendo detenida y trasladada a sede policial. La mujer fue puesta a disposición de la Justicia por infracción al Código de Faltas de la Provincia.




Comentarios