Carolina, oriunda de Campo Ramón, hasta ahora nunca accedió al derecho de sufragar. Desde el Registro de las Personas no le brindan respuestas.


Una joven de Campo Ramón, ubicado a pocos kilómetros de Oberá, hace público su problema de “inexistencia civil”. Es que, desde los 16 años, nunca pudo votar, salir al exterior ni tampoco acceder a su título secundario.

La razón es que su Documento Nacional de Identidad coincide exactamente con el de otra muchacha, ergo tiene un “mellizo”.

Carolina, de 20 años, explicó que nunca pudo renovar su tarjeta de identificación y manifestó que desde hace cuatro años intenta encontrar alguna solución a su situación. Desde el Registro de las Personas, en tanto, no toman su reclamo y no hacen más que derivarla desde Oberá a Posadas y viceversa.

El otro ejemplar del DNI se encuentra en la provincia de Buenos Aires y le pertenece a otra muchacha. Más allá de eso, Carolina expresó que no sabe mucho más. Mientras continúa con su identificación que le otorgaron cuando cumplió los 8 años.




Comentarios